Emprendimiento e ingenio, las resistencias económicas durante la pandemia


Tengo un amigo que pasó por Lima, él radica en España, pensando que alcanzaba a subirse a un barco para realizar un trabajo. Se encontró con los puertos cerrados por la cuarentena y, afortunadamente, tenía donde pasar estos más de un centenar de días de pandemia. Su espíritu siempre innovador y trabajador lo llevó a solventar la complicada situación económica reinventándose en vendedor de mascarillas.

emprendedores

Una amiga mía, guionista ella, pasa estos días desesperantes pegada a un horno haciendo exquisitos panes. Dulces, tradicionales, con frutas secas y cereales. El fruto de su trabajo, que aunque fortuito no es improvisado, llega a muchos desayunos de familias que van viviendo esta época de aislamiento y temor, lleva un nuevo sabor y, por un momento aunque sea, una alegría enmedio de tanta zozobra. Otro amigo ha comprado una moto eléctrica y se dedica al delivery para aquellos que por precaución y morbilidad no van a salir de casa, justamente el caso del periodista que escribe estas líneas. Todos ellos en tiempos normales tienen otras ocupaciones, pero han sabido ingeniárselas para salir adelante en estos meses duros.

Mis amigos son una muestra de lo que muchísimos más están haciendo. La palabra “emprendedores” encaja como anillo al dedo en ellos. Y, si muchas veces nos sobran motivos y excusas para criticar a los peruanos (no caemos en la cuenta que nos autoflagelamos), el ingenio es algo que siempre sabe reflotar en nuestro espíritu. No son tiempos sencillos y los que vienen tampoco lo serán, más allá del esperado hallazgo de una vacuna para el COVID-19, la economía mundial y claro también la peruana han sufrido un golpe tan monumental que ya se habla de un plazo no menor a los dos años para la recuperación.

No falta el ocioso que desde las redes sociales se ríe de aquellos emprendedores, vaya que si las burlas tontas dieran dinero algunos saldrían ganadores. Pero, no es así, nadie paga por sandeces. Es la envidia y la necedad la que nutre a los haters, trolls y otras especies inútiles de las redes. Pues ser emprendedores ha hecho grandes a muchos y muchas en este planeta, varias de las empresas más conocidas del mundo nacieron de ideas originales que surgieron desde la necesidad. ¿Quién sabe que algunos de estos nuevos negocios terminen reemplazando a los antiguos oficios y trabajos de tantos emprendedores? Sería sacar algo bueno de una coyuntura tan complicada.

emprendores2

Desde este espacio, aplaudo a todo aquel que no se queda con los brazos cruzados ante la adversidad. Me enorgullezco de mis amigos que se reinventaron, y a días de las Fiestas Patrias más dolorosas de los últimos años, afirmo que todos los que emprenden nuevas empresas enmedio de una crisis como esta pandemia son ejemplo de “hacer patria”, peruanos imprescindibles.

Manuel Salazar Ordoñez

Categorías:Coyuntura, Derechos HumanosEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: