Little Fires Everywhere y Los asesinatos de los niños de Atlanta: el racismo en la TV


El asesinato de George Floyd a manos del policía Derek Chauvin ha sido la gota que rebalsó el vaso para el rebrote de las necesarias protestas contra el abuso de la autoridad ante los ciudadanos afroamericanos en los Estados Unidos. Estamos hablando claramente de racismo, en específico hacia la población negra norteamericana, un mal que parece endémico en el País del Tío Sam y de Donald Trump.

littlefireseverywhere1

La miniserie de Amazon Prime Video, Little Fires Everywhere nos trae a Reese Witherspoon y Kerry Washington en una producción sobre racismo

Por ello, son más necesarias que nunca las producciones televisivas y cinematográficas que ponen sobre el tapete la discriminación racial. Porque la televisión debe cumplir varias funciones, no sólo entretener y educar, sino también denunciar. Esa tónica se ve reflejada en las dos series que abordo en esta columna. La miniserie de Amazon Prime Video Little Fires Everywhere (traducida como Pequeños Fuegos por Todas Partes) y la docuserie de HBO Crimen y Desaparición en Atlanta: Los Niños Perdidos. Ambas de reciente producción y estreno.

La serie Little Fires Everywhere cuenta una historia que nos seduce desde el primer momento. Una familia que retrata la tradicional imagen de perfección estadounidense, caucásica y fértil, adinerada y neurálgica en la comunidad de Shaker Heights (Ohio). Liderada por la pródiga periodista y madre Elena Richardson (extraordinaria Reese Witherspoon). En contraposición, una madre soltera afroamericana (Kerry Washington en otro lujo de actuación) con su hija adolescente que viven en un destartalado automóvil. Sin embargo, episodio tras episodio, son ocho en total, la verdadera naturaleza de estas familias va saliendo a la luz.

Este proceso de pérdida de los “maquillajes iniciales” cumple con mantener al televidente en completa expectación. No se trata solamente del prejuicio de los protagonistas y de la trama de Little Fires Everywhere, sino de los propios prejuicios que la teleaudiencia sostuvo al principio de la miniserie. Es un relato intenso de la galardonada escritora norteamericana Celeste Ng que además funge de productora junto a Witherspoon y Washington. Pero, para redondear el efecto tan contundente de esta serie son imprescindibles las performances de una Reese Witherspoon que, después de Big Little Lies y The Morning Show, ya se ha vuelto uno de los rostros más poderosos de la TV estadounidense, y Kerry Washington a quien extrañábamos desde el final de Scandal.

Mientras que la docuserie Crimen y Desaparición en Atlanta: Los Niños Perdidos (Atlanta’s Missing and Murdered: The Lost Children) ahonda sobre la treintena de asesinatos de jóvenes, adolescentes y niños cometidos en esa ciudad entre los años 1979 y 1981. Este horrendo caso de la vida real ha sido catalogado muchas veces como crímenes de un asesino serial, presuntamente el fotógrafo y aspirante a productor musical Wayne Williams. Incluso, la serie de Netflix Mindhunter (sobre la creación del primer equipo del FBI dedicado a crear perfiles de homicidas en serie) dedicó su segunda temporada a esta oleada de asesinatos infantiles.

La serie documental transmitida por HBO nos regresa en el tiempo a aquella época de terror para tantas familias afroamericanas en Atlanta. En sus cinco episodios va tirando abajo teorías como la responsabilidad de Wayne Williams en la mayoría de los crímenes, cuando las exiguas e insuficientes pruebas apenas lo conectaban con unos cinco de los asesinatos. Nos muestra la inacción de las autoridades, a pesar que en aquellos momentos Atlanta tenía a un alcalde y a un sheriff negros. Nos enteramos como se descartaron investigaciones que ligaban estos homicidios a grupos de supremacía blanca y tendencias racistas. Una ciudad que se autoproclamaba como un paraíso para la comunidad afroamericana.

Cuando escribo estas líneas y navego en Internet consultando algunos datos me entero del asesinato de un hombre de 27 años que fue abaleado hasta la muerte por la policía de Atlanta. Se trataba de un sujeto que se quedó dormido, presuntamente en estado de ebriedad, en la fila del autoservicio de una conocida cafetería norteamericana. Cuando la policía lo despertó y lo amenazó con un taser, el ebrio tomó el taser y empezó a correr. Los “agentes del orden” le dispararon por la espalda y lo mataron. ¿Se trataba de un hombre de raza blanca? No, eso no sucedería, un delito como éste no vale la vida humana de un caucásico. Era un afroamericano. Su nombre Rayshard Brooks, fue asesinado el 12 de junio de 2020.

atlantaninosperdidos

La treintena de asesinatos de niños y adolescentes cometidos en Atlanta entre 1979 y 1981 son el tema de esta imprescindible docuserie de HBO

Algunas veces escucho a la gente decir que casos como el de George Floyd o este último de Rayshard Brooks son problemas de los EEUU, pero no es así. El racismo y la discriminación son cánceres que afectan a toda la humanidad. Los recientes y reiterativos crímenes de odio en Estados Unidos deben llamar la atención no sólo de los norteamericanos sino del mundo entero. Es tiempo que la lucha contra los criminales prejuicios de las grandes masas de inadaptados que se sienten mejores que otros se haga más fuerte. Es momento de gritar un contundente NO AL RACISMO.

Manuel Salazar Ordoñez

Categorías:Derechos Humanos, Series de TVEtiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: