El extraño caso de una comedia que “mató” a los actores protagonistas


En Hollywood se entretejen muchas historias y no todas son parte de lo que vemos en la pantalla grande. Existen lo que urbanamente conocemos como “maldiciones”, y aunque desde esta tribuna no soy muy afecto a creer en supersticiones, hay casos comprobados que realmente llaman la atención. Uno de ellos es el de la película sobre Atuk, el esquimal.

johnbelushi

El recordado cómico John Belushi fue la primera víctima del “guión maldito”

Si usted, amigo lector, no recuerda haber visto esta película ni por casualidad no se preocupe, pues el filme nunca llegó a rodarse. A pesar de haberse aprobado la filmación sin ninguna traba de parte del estudio cinematográfico, la historia basada en el libro de 1963, El Incomparable Atuk (del canadiense Mordechai Richler), estaba pensada para una comedia ochentera sobre un esquimal que dejaba su vida en Alaska por las calles de Nueva York. La premisa era, indudablemente, atractiva y hasta ya se tenía seleccionado al conocido cineasta Norman Jewison (El Violinista en el Tejado y Jesucristo Superstar).

Entonces, ¿Por qué la historia del esquimal Atuk nunca llegó al celuloide? La razón da para mayor interés que la propia película. Sucede que el guión de esta comedia “mató” a varios de los que lo leyeron, incluyendo a todos los actores que fueron seleccionados para ser protagonistas del filme. El primer caso fue el de John Belushi (recordado por liderar los elencos de cintas totémicas como Los Hermanos Caradura y Animal House), Jewison se demoró diez años para encontrar al Atuk ideal que para él era Belushi. Sin embargo, meses después el comediante murió en circunstancias ligadas al exceso de drogas y a una amiga traficante.

Con la muerte de John Belushi, acontecida en 1982, se decidió confiar en el controvertido Sam Kinison (un experto en Stand Up Comedy, además de haber participado en filmes como Back to School con Rodney Dangerfield). El actor finalmente se peleó con los productores de Atuk y optó por retirarse del proyecto, sin embargo la “maldición” lo alcanzó en 1992 donde murió en un choque automovilístico. A pesar del conocido alcoholismo de Kinison, esta vez estaba sobrio y quien andaba ebrio era el conductor del otro automóvil, un adolescente de 17 años. Ya para estas alturas, el guión de Atuk levantaba sospechas y temores, no obstante se eligió a un actor bastante querido por los cinéfilos, John Candy.

Candy era un comediante que protagonizó el filme que le abriría las puertas del estrellato al niño Macaulay Culkin, además de ser parte de la parodia de Star Wars del genial realizador Mel Brooks. Pero, su rol más memorable fue en una película junto a Steve Martin, llamada Mejor Sólo que Mal Acompañado (Planes, Trains & Automobiles de 1987). Donde un ejecutivo debía emprender un viaje de Nueva York a Chicago enmedio de una nevada. La meta pasar Acción de Gracias con su familia, la dificultad su indeseado compañero: un vendedor interpretado por John Candy. El actor falleció de un ataque en 1994, al poco tiempo de haber leído el guión.

Ya con la leyenda negra de Atuk, sorprendió a propios y extraños que otro comediante se atreviera a dar el sí para este filme. Se trató de Chris Farley (muchos lo recordarán por Satuday Night Live, su aparición junto a Adam Sandler en Billy Madison y su protagónico en Ninja de Beverly Hills). Sin embargo, la maldición del guión no había perdido fuerza y Farley moriría por una sobredosis en 1997. Cosa curiosa, no sólo morían los actores sino amigos suyos que trascendió habían leído la historia de Atuk como Michael O’Donoghue (amigo de John Candy) y el cómico Phil Hartman (muy cercano a Farley) que fue asesinado por su mujer en 1998.

johncandy

El entrañable John Candy se sumó a la lista de fallecidos relacionados al guión de Atuk, el Esquimal

Como escribía al inicio de esta columna, yo no soy muy afín a las supersticiones. Pero, también debo admitir que un caso es aislado, dos parece casualidad, tres ya es algo insólito, pero cuatro merece persignarse. De esta manera, el esquimal Atuk pudo haber llegado a Nueva York pero jamás llegará a Hollywood.

Manuel Salazar Ordoñez

Categorías:Películas, PersonajesEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: