El coronavirus (COVID-19) y sus efectos globales, el pánico, el cine y el fútbol


No quiero pasar por frívolo, sino ser consecuente con mis lectores. Este blog, que si bien aborda también temas profundos y sensiblemente humanos, tiene entre sus principales vertientes el espectáculo (más precisamente el cine, la televisión y los cómics) y el fútbol. Y, ese es uno de los motivos por los que finalmente dedico una columna al coronavirus, sino lo hice antes no es por falta de sensibilidad. Lo que me auto restringió fue no querer sumarme a la oleada de información que fomenta el pánico de la población.

coronavirusbolsonaro

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro se encontraría entre los contagiados del COVID-19

El COVID-19, término que identifica a la enfermedad causada por el coronavirus, no es el Apocalipsis que los alarmistas prevén. Ni siquiera es una enfermedad que pudiera causar una mortandad que colapse a la humanidad. Sí es de consideración, es motivo de precauciones y muchas de ellas como la higiene o restricciones con los gestos físicos afectuosos entre personas no íntimas deberían prevalecer incluso más allá de esta enfermedad. El hecho de que sea declarada pandemia no debe leerse como si se tratara de una película de horror. Es un protocolo obligatorio para la OMS ante un virus que ya está en más de 10 países.

Las previsiones son las que están volviéndose protagónicas, y no me refiero a los irracionales saqueos de supermercados en búsqueda de botellas de agua, jabones antibacterianos y tapabocas, sino a las que si caben dentro de la lógica como es clausurar o postergar espectáculos de toda índole que puedan reunir centenares y, como no, millares de personas. Las cuarentenas a los que estuvieron alrededor de los infectados por el coronavirus y aquellos que vuelan desde países dónde el virus se está propagando masivamente.

Ni los políticos están libres de actuar con prevención, gracias a esta actitud el presidente de Brasil Jair Bolsonaro se viene sometiendo a los exámenes pertinentes tras haber estado reunido con su Jefe de Prensa diagnosticado con el COVID-19, hasta el momento los primeros resultados dan positivo en el mandatario brasileño. Y, ese riesgo puede influenciar en medidas económicas e internacionales, pueden ser incómodas, pero tampoco serán el fin del mundo. Hay que usar un termómetro ético y moral de nuestro propio comportamiento como ciudadanos, al final nuestra propia economía es nuestra responsabilidad, aglomerarnos de utensilios médicos (y de paso sacarlos del mercado para aquellos que sí los necesitan) o de agua, alimentos y hasta de papel higiénico es no sólo avaricia sino, en muchos casos un desperdicio económico.

Los amantes del fútbol tendrán que aguantar las ansías durante al menos quince días. La UEFA suspendió la Champions League, en un momento ardiente tras la eliminación del Liverpool por el Atlético de Madrid. También se postergó la Copa UEFA, y es cuestión de horas para que dicha sentencia caiga sobre la Eurocopa. Quizás las más representativas de este cerrojo europeo sean las cuarentenas de dos grandes cracks como Cristiano Ronaldo o Neymar lo que se respalda con el contagio al delantero del Sampdoria Manolo Gabbiadini y al técnico del Arsenal Mikel Arteta. Los futbolistas y entrenadores viajan tanto que son muy sensibles a una pandemia.

En América Latina se viene haciendo lo propio, ya se le bajaron las persianas temporalmente a la Copa Libertadores, a las Eliminatorias al Mundial Qatar 2020 y muy probablemente a la inminente Copa América. Es una medida positiva, se podrían jugar los partidos a puertas cerradas, pero el fútbol es un espectáculo y como tal merece un marco de público de altura. Y, esa misma lógica ha llegado a los directivos de los campeonatos nacionales, entre ellos el peruano donde de acuerdo a las medidas presidenciales se ha decidido una postergación por lo menos hasta finales de marzo.

coronavirustomhanks

Tom Hanks y su esposa estarían contagiados del COVID-19

El sétimo arte también se ve afectado pues ir a un espacio cerrado con decenas de acompañantes que no conocemos se me hace muy obvio como foco de probable contagio del COVID-19. Y esto no para con lo que vemos a través del celuloide, porque también esos y esas actores y actrices son vulnerables a este virus. Tom Hanks, el dos veces ganador del Óscar y protagonista de clásicos cinematográficos como Forrest Gump o Salvando al Soldado Ryan, está infectado. Y, por supuesto que desde esta tribuna deseamos no sólo la recuperación de Hanks sino de todos los contagiados. Desgraciadamente, un artista como el chileno Luis Sepulveda (escritor, cineasta y guionista) se encuentra en coma. Bajo esa misma tónica debemos comprender la cancelación del concierto de Guns and Roses, la salud ante todo.

Somos un parte de una comunidad global, no somos islas. Lo que le pasa a uno repercute en otros, por ello debemos de ser conscientes que no nos toca únicamente el compromiso de viví sino también de convivir.

Manuel Salazar Ordoñez

Categorías:CoyunturaEtiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: