Superman comunista, el ambiente condiciona al Hombre de Acero


Ya es bien sabido que las películas y series de animación de los personajes de DC Comics son las adaptaciones más eficaces de dicha editorial. Tanto es así que al año se estrenan como mínimo cinco o seis de estas producciones. La recreación de uno de los cómics más atrevidos de Superman, Red Son, ha capturado la atención de muchos fanáticos del popular Hombre de Acero.

supermanredson1

Esta vez, se da un giro mínimo pero con tremendas consecuencias al origen de Superman. El bebé kriptoniano no llega a Kansas sino a los maizales rusos. El poderoso titán no se convierte en el héroe estadounidense sino en un semidiós soviético. En vez de codearse con presidentes como Eisenhower y Reagan, se vuelve discípulo del propio Stalin. Los norteamericanos lo miran con temor y el científico Lex Luthor parece ser el único estadounidense con la capacidad de detenerlo.

Superman: Red Son está envuelta en un paquete ideológico que parece decirnos: ninguna ideología política es perfecta, en todas se cuecen habas. Pero, basta ser medianamente analíticos para constatar que Estados Unidos siempre sale bien parado. Es más, la película animada muestra las peores miserias de la Unión Soviética (gulags, tiranía), pero obviamente no hace lo mismo con las falencias de EEUU (racismo, desigualdad económica, intromisión en políticas extranjeras). Hay un claro y hasta grosero desbalance.

Pero, bueno, Superman: Red Son aspira a entretener y no a filosofar sobre las tendencias político económicas. Es en ese sentido que el fanático de los cómics (entre los que se encuentra este columnista de opinión) puede disfrutar de una cinta donde no sólo aparece Superman, sino también Batman, Green Lantern, Wonder Woman y Brainiac. La historia, aunque entintado en los colores del Tío Sam, es bastante dinámica y seguro está por encima del promedio de las producciones animadas de DC Comics que ya he dicho: son bastante buenas.

Lo que sí queda bastante bien expresado es que el ambiente es el gran condicionador de la naturaleza de todo ser. Un Superman viviendo la falsa utopía del capitalismo es totalmente diferente al kriptoniano adoptado por la fallida ideología comunista. Es como la persona citadina y la oriunda del campo, uno responde a su microcosmo. Es quizás la idea más certera de esta cinta de animación.

supermanredson2

Superman discute con Stalin

Como se ha hecho ya una costumbre entre las películas, ya sea de animación o live action, una buena pelea entre Superman y Batman siempre es un gran aderezo para la acción. En Red Son se da un nuevo enfrentamiento entre las versiones rusas de ambos personajes. Así que ahí tiene un motivo más para no perderse Superman: Red Son.

Manuel Salazar Ordoñez

Categorías:Cómics, PelículasEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: