Anuncios

Daybreak no es una serie de adolescentes, es una temporada icónica


Vale la pena detenerse a ver la primera temporada de la serie Daybreak. Envuelta en un formato adolescente, la ficción post apocalíptica te atrapa desde un inicio gracias al buen trabajo del protagonista Josh Wheeler (interpretado por el actor de la serie Supernatural, Colin Ford). Un muchacho canadiense que admite sentirse más cómodo en un planeta donde los adultos mutaron en zombies carnívoros pero torpes y el poder se ejerce desde distintos grupos de chiquillos. Sin embargo, Wheeler es un héroe solitario, un Quijote quinceañero en busca de su Dulcinea que conocemos como Samaira “Sam” Dean (Sophie Simnett).

dayreack1

Otro personaje importante de este cómic adaptado a la televisión por Netflix es Wesley Fists (odio los spoilers, por lo que no voy adelantar detalles fundamentales de este adolescente convertido en un samurái pacifista o Ronin). Tanto Fists (personificado por Austin Crute) como la piromana niña Angelica Green (Alyvia Alyn Lind) integran la tropa de apoyo de Josh, que a pesar de su utilidad terminan siendo una carga para un protagonista esencialmente solitario.

Uno no puede dejar de resaltar la presencia del, quizás, único actor de verdadero renombre en esta serie. Hablo de Matthew Broderick (el que fuera un ídolo adolescente en cintas ochenteras como Juegos de Guerra, Ferris Bueller Day Off o la medieval Ladyhawk) asume un personaje que va a ir in crescendo. Hay, además, muchos otros miembros del elenco como Gregory Kasyan que da vida al indefinible Eli Cardashyan. Y, no obstante, Daybreak permanece en el registro televisivo gracias a su guión y escenografía.

Una historia que como es lógico tiene mucho de cómic (Daybreak es una adaptación de la historieta creada por Brian Ralph). Sin embargo, también vemos mucho de Mad Max, de las cintas samuráis, de las películas adolescentes ochenteras. Todo este mosaico se integra a temas tan predominantes en la actualidad como la diversidad sexual o el empoderamiento de la mujer. En Daybreak, héroes y villanos muestran una intensidad emocional que no le resta vértigo a una trama muy bien repartida en los diez episodios de esta temporada inicial.

daybreack2

Cierro esta columna refiriéndome a la imagen de Daybreak, con un Josh Wheeler enfrentando al mundo post apocalíptico, a sus propios contemporáneos adolescentes en diferentes y letales facciones, a los adultos convertidos en zombies. Josh lo enfrenta todo con un skateboard en una mano y una filosa katana en la otra. Desde ese punto ya es un desafío no echarle una mirada a esta nueva serie que te da aún más. Entretenimiento.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Series de TVEtiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: