Anuncios

La paloma de Alan García y un vistazo a sus últimos días


El 17 de abril de este 2019 Alan García Pérez se quitó la vida y fue un remezón político y social para gran parte del Perú. Más allá de la que considero obvia responsabilidad del ex Presidente de la República en actos delictivos, siempre debemos recordar que un suicidio es un caso humano, deja duelos y dolores que uno no atina a comprender. ¿Cuántos en esos momentos pensamos en la familia del ex gobernante?

alang1

Pero, somos capaces de tener alguna empatía con esos políticos que nos han arruinado la vida? Yo descubrí que sí la podía tener al leer el reportaje de la revista Caretas titulado El Último Capítulo (páginas 36 a la 41) sobre el entorno familiar de Alan García Pérez. Retrata, con sabrosas anécdotas, los últimos meses del ex mandatario. Desde sus días en Madrid hasta su reclusión domiciliaria en Lima. Le pone especial énfasis a su relación con el menor de sus hijos, Federico Danton, que recordábamos de niño y al que vimos de adolescente en las exequias de su padre.

No pretendo hacer un análisis del reportaje de Caretas, pero sí spoilear una anécdota de los últimos días de Alan García Pérez. “La monotonía de sus días en Lima se veía interrumpida por una visita diaria, que no era necesariamente la de su abogado Erasmo Reyna, o el buen Erasmo, como se refería a él. Se trataba de una paloma que todos los días picoteaba la ventana de su habitación (hay que recordar que García Pérez estaba confinado en Lima). Pronto se hizo de una bolsa de alpiste para alimentarla cada vez que llegaba. La había adoptado. Sus hijos Carla y Federico se desternillaban de risa. “El viejo cree que es la misma paloma, pero son varias que vuelan por acá”. Él les porfiaba que no, que era la misma y que ya era su mascota. Un día después de su muerte, encontraron a la paloma aleteando en el baño de la habitación”.

Se trata de un testimonio que no deja de guardar mucho simbolismo, los peruanos sabemos bien que el APRA (el partido político intrínsecamente relacionado con Alan García Pérez) tiene entre sus símbolos a una paloma blanca. Algo que seguramente tenía en mente el ex gobernante a la hora de cobijar al ave. Sobre si se trataba de la misma paloma o no, la verdad me es intrascendente para esta anécdota, pero tiendo a compartir la idea de Alan. Yo creo que las palomas son animales de costumbres y me parece pertinente que una paloma vuelva a la casa donde la alimentan.

alang2Foto que muestra el afecto entre Alan García y su hijo Federico Danton (con mosaico en su rostro, tal como manda la ética periodística)

Me parece importante resaltar que esta columna no busca excusar a Alan García Pérez por sus probables delitos en los casos Lava Jato, tampoco tengo ninguna esencia aprista ni verdaderas simpatías por el ex presidente García. Escribo esta columna por lo que explique al inicio, siempre es interesante tener otra perspectiva de los personajes, incluso de aquellos políticos que son culpables del complicado escenario actual. Además, es una revisión de un artículo periodístico que llamó mi atención y que recomiendo como lectura de esta semana.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Periodismo, Personajes, PolíticaEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: