Anuncios

El manual del turista solitario o del turista preguntón


Una vez que invertiste en un viaje a Europa, o a Estados Unidos, o a África, o Asia, uno debe saber capitalizar la experiencia, es decir, “sacarle el jugo al momento y las posibilidades que tanto esfuerzo te tomó llegar a tener”. Por ello, mi principal consejo es ganarle a cualquier atisbo de timidez e incluso de vergüenza, pues hay que ser sinvergüenza para hacer turismo por las calles de Cracovia donde nadie te va a hablar en español.

viajerocracovia

En una plaza de Cracovia

Mi plan era ir al Campo de Concentración de Auschwitz y pensaba pedir un Uber a la puerta del hotel (barato pero muy cómodo) que había conseguido exitosamente por Booking (otro consejo, todo lo referente a vuelos y hoteles hazlo por Internet desde tu país de origen). Tenía todo en la mente, estructurado desde Lima (Perú, mi país), llevaba impresiones de las reservas de cada hotel, de cada tour como el de Auschwitz. Mi primera dificultad se presentó como una “buena noticia”, la agencia de turismo para ir campo de la muerte era tan cerca al hotel, que sería según el gerente una tontería tomar un taxi.

Pero, yo soy desorientado al máximo, aún pidiendo señas al gerente comencé a caminar inseguro. Lo bueno, me sobraba el tiempo, tenía como tres horas para llegar al punto de encuentro. Lo malo, es que no entendía nada de lo que me decían y no lograba conectarme para acceder al mapita del smartphone. Entonces decidí perder la vergüenza y volverme el turista preguntón, en fin, a mí los europeos me han parado en las calles limeñas para pedirme datos más de una vez, yo hice lo mismo hasta el hartazgo. Llegué a la agencia de turismo, y me dio el tiempo para tomarme fotos en una plaza consagrada al pintor polaco Jan Matejko y a una hermosa iglesia.

cinemuseo

cinemuseo1

Fabuloso Museo del Cine en Berlín

Otro consejo, ser abierto a cambios de planes fortuitos, con esfuerzo llegué a tiempo al punto de encuentro que me llevaría a conocer los restos del Tercer Reich en Berlín, pero a pesar de comprobar con incontables berlineses que estaba en el lugar correcto no ubique al tour. Me tragué el malestar, y empecé a pensar: ¿Qué hago ahora? Ciertamente estaba con un jet lag que no había aliviado correctamente desde el viaje de Lima a Europa, además de venir del miniviaje a Cracovia, pero no quería desperdiciar el día (Carpe Diem). Caminé un poquito y vi la puerta del Zoo de Berlín. Compré entradas y accedí a uno de los mejores zoológicos del mundo. No hay que vivir parametrizados.

viajero1

El Zoo de Berlín, donde el Oso Panda es el gran protagonista

A pesar de que un tour es siempre una buena opción, a los cuarenta y tantos años de mi vida ya no aguanto que me digan qué hacer y cómo hacer las cosas en mi tiempo de vagancia. Iba en un ómnibus turístico y vi un museo del cine en la calle Potsdamer. Bajé e ingresé a la exhibición, pues los que siguen este blog saben que el cine y los cómics son una obsesión personal. Grandiosa experiencia, salí convencido que en Lima alguien tendría que hacer un museo similar, quizás así mejoremos la oferta cinematográfica peruana. Un museo te da identidad, y cuando uno está identificado con algo, eso lo empezamos a valorar mejor.

vaticano

En el Vaticano

La gastronomía, tengo una gran duda ¿por qué el peruano que come tan bien en el Perú es tan monótono para pedir comidas en el extranjero? No voy a “vender” a ninguno de mis amigos de viaje, pero sólo diré que ir a comer a un buffet de cientos de platos en Madrid, o pedir pizza en Roma es un despropósito. Por lo menos pide la pizza en porción en una panadería romana que suelen ser ricas. Alguna vez alguien me dijo: en España sólo se puede comer tapas. Noooo, eso es lo que probaron ellos, pero hay unas carnes maravillosas, mariscos de primera, siempre recomendaré una rica butiffarra (que no es el conocido sanguche de Jamón del País con salsa criolla del Perú). Sean muy abiertos con la comida, investiguen, y no se pasen del presupuesto. No vayan a un solo restaurante, cambien en cada comida.

Los sitios claves que debes tener localizados, primero que nada, tu hotel (siempre sal con la dirección a la mano), sí se puede un mapita (te lo dan en el hotel, en las estaciones del metro o en los quioscos), lleva un librito por si no consigues wifi o si te encanta leer como a mí. Ubica un market cerca al hotel, no siempre vas a querer gastar en un restaurante, y muchas compras hasta de regalos y recuerdos las puedes hacer en dicho emporio. Hay que buscar tiendas de souvenirs, pero sobretodo invertir en tu diversión. En tu casa, más que celebrar el imancito que les trajiste, te van a preguntar ¿dónde estuviste? ¿qué viste? Pídele al transeúnte que te tome fotos, hazlo con buen juicio para evitar robos, y no te bloques si uno te manda al diablo, le preguntas al siguiente.

circo

La necesaria foto con el Circo Romano

Bueno, amigos, ahí algunos consejos para un feliz viaje. Recuerden busquen con sabiduría un hotel cómodo, háganlo por Internet y desde semanas antes del viaje.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:ViajesEtiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: