Anuncios

Los mejores antes de Messi y CR7: Maradona fue más grande que sus problemas


¿Por qué titular de esta manera la columna dedicada a Diego Armando Maradona? Porque es la esencia de la vida del mejor futbolista de Argentina (que me perdonen los fans de Lionel Messi, pero así es). Muchos se preguntan ¿qué hubiera pasado si Maradona no habría consumido drogas y no lo castigaban tantas veces en el fútbol? Yo creo que la perspectiva está equivocada, piensen en los muchos casos de jugadores viciosos que son un desperdicio en este lindo deporte. Ahora, piensen en Diego y su Copa del Mundo de México 86, sus goles, su campeonato con Boca Juniors, sus años maravillosos en el Napolí. La pregunta sobre las posibilidades de un Maradona sano en el fútbol siempre estará presente, pero en esta columna de opinión (penúltima de nuestro especial sobre grandes futbolistas antes de Messi y Cristiano Ronaldo) recordamos lo que sí logró, que es fenomenal.

maradonacebollitas

El niño Diego Maradona en sus épocas de Cebollita, ya ilusionaba a los conocedores del deporte en Argentina

Muchos lo han llegado a llamar D10S, el “Barrilete Cósmico” o el “Pibe de Oro”, pero Diego Armando tiene un sobrenombre que le es especialmente agradable. “De todos los apodos que me han puesto el que más me gusta es Pelusa, ¿sabes por qué? Porque me vuelve a la infancia. Me acuerdo de (Villa) Fiorito, de los arcos de caña, de los tiempos de los Cebollitas, cuando jugaba por la gaseosa. Era lo más puro”, nos cuenta el propio Diego Maradona. Recordando su propia génesis, de humildes orígenes al sur del Gran Buenos Aires, con sus padres ya fallecidos Don Chitoro y Doña Dalma o Tota.

Desde muy niño Maradona demostró aptitudes para el fútbol, capitalizadas en su prodigiosa zurda con la que habilitaba a compañeros a larga distancia, o ejecutaba con espectacular remate. Al momento de llevar el balón parecía que lo tuviera pegado al pie, dribleando rivales, desairándolos. Lo que lo transportó de jugar en un equipito de amigos llamado Estrella Roja a los Cebollitas, una suerte de inferiores del Argentinos Juniors.

maradona1

Maradona era un “as” del dominio del balón, parecía que llevaba la pelota atada a su pie.

Con los Cebollitas ganó de todo, con Dieguito Maradona en sus filas jugaron hasta 140 partidos en calidad de invictos. Incluso, ya el Diego se animaba a hacer exhibiciones en partidos donde el Argentinos Juniors enfrentaba a grandes clubes como Boca Juniors. De esas jornadas con show del pequeño Maradona, el Clarín publicó esto en 1971: “Es zurdo, pero ya sabe usar la derecha. Diego Caradona (sic), diez años, se ganó calurosos aplausos en el entretiempo de Argentinos-Independiente, haciendo gala de una rara habilidad para el jueguito con el empeine y también con el chanfle. La camiseta le queda demasiado grande y el flequillo casi no lo deja ver. Pero tiene la actitud de un futbolista nato. Demuestra una pasión muy argentina por la pelota y gracias a él nuestro fútbol continuará enriqueciéndose con grandes jugadores”, ese error en el apellido sólo sería anecdótico, pues en el mundo futbolístico todos saben quién es Maradona.

En 1976, exactamente el 20 de octubre, Diego Armando Maradona debutaría en la Profesional con Argentinos Juniors contra Talleres de Córdoba, derrota uno a cero, pero con un Pelusa que desde el vamos ya se mandaba con huachas a los cracks. El ídolo de Villa Fiorito recuerda ese debut con este testimonio: “Todos me preguntan si se me cumplió el sueño del pibe, y yo les digo que el sueño se cumplió el día que debuté en primera división. Ese día toqué el cielo con las manos”. Jugó varias temporadas con Argentinos, y su mejor campaña sería en 1980 donde quedó subcampeón. Uno de sus partidos más recordados sería contra el equipo de sus futuros amores, el Boca Juniors, donde el A. Juniors ganó por cinco goles a tres a los xeneizes, Maradona le metió cuatro al mítico portero Gatti. Ya, al año siguiente, el 10 firmaría por Boca y comenzaría un romance que ese mismo año llegaría a su cúspide con el campeonato. Diego Maradona formaría una sociedad recordada con el hoy DT Miguel Ángel Brindisi. «Siento la íntima satisfacción de haber contribuido para lograr el campeonato. Pienso en mi familia, en la hinchada. No puede haber otra igual en el mundo. Comprendí que Boca es devoción, que hay gente que vive por y para Boca». Ese único título de Maradona con Boca sería suficiente para hacerse ídolo máximo, con sus 28 goles en 40 partidos.

maradonaboca

maradonaboca1

Diego Armando Maradona y dos postales del campeonato de Boca Juniors en 1981

Al otro año, Diego Maradona arribaría al club más rutilante de su carrera. El Barcelona de España, donde las cosas nunca le salieron bien. A pesar de que César Luis Menotti reemplazó al alemán Udo Lattek, las lesiones le impidieron brillar en los dos años en que militó en el club catalán. Pasó al fútbol italiano, firmando por un club como el Nápoli que nunca competía por los máximos premios del balompié itálico, desde 1984 a 1991, el trío de Maradona, Careca y Giordano ganó dos Scudettos y una Copa UEFA.

Su historia con la Selección Argentina es también inolvidable. Desde que en 1979 fuera campeón juvenil con la albiceleste, y a pesar de que no llegó a jugar en el Mundial Argentina 1978, y que en España 82 los argentinos fueran eliminados en semifinales. Todo estaba predestinado para la Copa del Mundo de México 1986. Aunque, Argentina sufrió más de la cuenta para clasificarse a ese Mundial, con un Perú que estuvo a punto de aguarle la fiesta gracias a la extrema marcación de Luis Reyna sobre Maradona. Al final llegaron a tierras mexicanas y conquistaron la Copa. A pesar de la emotiva final contra Alemania, y de los golazos de Diego a Bélgica en la semifinal. Todos recordamos ese partido contra Inglaterra, ese donde el 10 argentino metió el gol con la «mano de Dios» y luego anotó el mejor gol de los mundiales al llevarse a todos los ingleses que le salieron al frente, hasta al arquero Peter Shilton. De antología.

maradonamexico86

¡Inolvidable! Diego Armando Maradona y Argentina campeones del mundo en México 86

Luego vendría Italia 90, y nuevamente la Argentina con Diego Armando Maradona se perfilaba como la gran favorita, se mantenía al técnico Carlos Salvador Bilardo (el entrenador que más éxitos cosechó con Maradona, pero también uno con el que el Pibe de Oro tuvo mayores conflictos), pero con varios futbolistas distintos a los de México 86 (entre los de México e Italia siempre es sabroso encontrar a gran cantidad de los técnicos que hoy día o hace un tiempo estuvieron por el fútbol peruano). Los albicelestes llegaron a la final, otra vez contra Alemania, y la posibilidad de Maradona de conseguir eso que sólo el Brasil de Pelé tenía: dos campeonatos en dos mundiales consecutivos. Sin embargo, esta vez la Alemania de Franz Beckenbauer y Lothar Matthäus se desquitó y campeonó en la cara de Maradona. No sería su último mundial, pues el Diego volvería para Estados Unidos 94, esa selección con Alfio Basile en el banquillo y cracks en delantera como Claudio Cannigia (que funcionó bien con el “Pelusa” en Italia 90) y Gabriel Omar Batistuta parecía predestinada a ser campeona. Maradona jugó y hasta anotó frente a Grecia, y estuvo en el triunfo ante Nigeria (Batistuta y Cannigia eran figuras) y todo se derrumbó. Diego Armando, que ya había recibido una sanción por dopaje en 1991 que le costó 15 meses de para y su salida del Napoli, volvió a ser sancionado tras detectarse la sustancia prohibida efedrina en su organismo. Argentina sin su crack no volvió a conocer de victorias en la Copa del Mundo del Tío Sam, cayó frente a Bulgaria y fue eliminada en octavos ante la Rumanía de Gheorghe Hagi. Maradona sí volvería a un Mundial con Argentina, pero esta vez como técnico de la selección de Lionel Messi. Fue en Sudáfrica 2010, y no logró lo que otros tampoco lograron, hacer campeón a su país con Messi en sus filas, fue eliminado por (otra vez) Alemania en Cuartos de Final.

Después de Italia 90, las cosas se fueron en picada, no le fue bien en Sevilla a pesar o debido a la presencia de Bilardo como entrenador. Volvió a la Argentina como jugador del Newell’s Old Boys. Lo que no le impidió regresar a la Selección, ningún técnico en tierras gauchas se hubiera atrevido a descartarlo, pero el castigo de Estados Unidos 94 lo dejó fuera otra vez por 15 meses. Cumplido el castigo volvió al equipo de sus amores, al Boca Juniors, fueron tres etapas distintas, 1995 la que más prometió a pesar del título de Vélez, con Bilardo y Cannigia en 1996 y en 1997 donde coincidiría con el peruano Nolberto Solano, al que Diego Maradona apodó “El Maestrito”. El 10 parecía a gusto en ese Boca dirigido por el Bambino Veira, hasta tenía de preparador físico a otro atleta inmiscuido en un escandalo de dopaje: el jamaiquino Ben Johnson. El 24 de agosto de 1996, justo en un partido contra su equipo matriz el Argentinos Juniors, Maradona tuvo su último doping, envuelto en una polémica, en su país las presiones para no verlo sancionado fueron tantas que hasta el juez Claudio Bonadio quería negar la presencia de elementos básicos de la cocaína en la sangre del crack. Su último partido profesional fue ante su clásico rival el River Plate, en octubre de 1997, ahí fue reemplazado por Juan Román Riquelme.

maradonadopingeeuu

maradonamessi

Dos momentos distintos con la Selección de Argentina, su salida por doping en EEUU 94 y amparando a Messi como DT en Sudáfrica 2010

Diego Armando Maradona sigue siendo noticia, por suerte hace un rato que no se puede afirmar que sea por excesos de drogas (que lo tuvo al borde de la muerte en varias ocasiones). A pesar de haber incursionado como conductor de espacios televisivos en Argentina e Italia, de opinar sobre diversos temas como la nueva polémica entre ¿quién es mejor, Lionel Messi o Cristiano Ronaldo?, de disparar certeramente contra la FIFA, sigue como técnico de fútbol. Ha dirigido en Dubái, Emiratos Árabes y en México, donde se mantiene como técnico del Dorados de Sinaloa de la segunda mexicana. Los escándalos también son parte de su actualidad, videos golpeando a una mujer, demandas de paternidad, serios problemas físicos.

maradonasolano

Diego Armando Maradona apadrinó al peruano Nolberto Solano en el Boca Juniors de 1997, lo llamó “Maestrito”

En fin, de Diego Maradona se puede escribir mucho, puede ser héroe o villano, amado y odiado, pero innegablemente un virtuoso del fútbol, uno de los mejores de la historia, un digno miembro de esta élite que hemos venido presentando durante dos meses. Los dejamos, aunque suene a cliché, con la frase que soltó el día de su despedida en 2001, donde convocó a Solano y a otras estrellas como Higuita, Francescoli, Cantona, Suker, el Pibe Valderrama y Stoichkhov. “El fútbol es el deporte más lindo y más sano del mundo. (De) eso no le quepa la menor duda a nadie. Porque se equivoque uno, no, no tiene que pagar el fútbol. Yo me equivoqué y pagué. Pero … pero la pelota no, la pelota no se mancha”, palabras de Maradona para el aplauso de todos los amantes del fútbol.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Fútbol, PersonajesEtiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: