Anuncios

“Kukín” Flores se fue de este mundo como el hombre que pudo ser crack


Hay historias que provocan contarlas una y otra vez, como la de Teófilo Cubillas, Lolo Fernández, Nolberto Solano. Hay jugadores que a sus 41 años de edad no dejan de sorprendernos tal y cual sucede con Claudio Pizarro y sus recientes goles en el Werder Bremen, el fútbol es poesía y tiene poetas reconocidos, pero al igual que en el mundo de las letras hay algunas grandes promesas que no lograron llenar ni sus sueños, ni los sueños de sus admiradores. Carlos “Kukín” Flores es un caso de estos últimos.

kukin1Carlos “Kukín” Flores con la rosada del Sport Boys de toda su vida, hoy El Callao lo llora

Desde que fuera observado por uno de sus más fieles admiradores, el DT Carlos “Chalaca” Gonzales, como un adolescente de 17 años que ya lucía la camiseta rosada que lo identificaría toda su vida, la insignia del Sport Boys del Callao. Desde aquella época se empezó a gestar una crónica futbolística inconclusa, la de Carlos “Kukín” Flores. Inconclusa, porque en los momentos de mayor éxito lo perseguían y, generalmente, sometían sus rivales más terribles: los vicios.

Basta recordar las confesiones que “Kukín” Flores hizo en el Valor de la Verdad de Beto Ortiz para cuando menos sentirse abrumado ante el frio recuento de capítulos de su vida que son de terror, más aún en un deportista profesional. Por ello, el Perú nunca pudo gozar de un Carlos Flores rompiéndola con su fútbol en el extranjero, a pesar de que llegó a militar en tres clubes de países futboleros como Brasil, Colombia y Argentina.

Siendo sinceros, sus mejores tardes sólo las vivió con el Sport Boys, pues ni con Alianza Lima ni con Universitario de Deportes consiguió revalidar los proyectos trazados. Tuvo chispazos y nada más. Con la “rosada” fue más constante, y es muy probable que los ojos de los dirigentes del Boys hayan pasado por alto varias indisciplinas, pues “Kukín” era de la casa, del barrio, chalaco hasta los huesos e ídolo. Hoy, en el día de su muerte, es en El Callao donde más se le llora.

Es difícil escribir una columna de homenaje para un futbolista que tuvo más decepciones que proezas, su carrera hubiera sido rescatable si se hubiera tratado de un jugador carente de talento. Pero, con alguien de las aptitudes innatas de Carlos “Kukín” Flores las exigencias son mayúsculas. Por eso, debemos recordar al ser humano, que intentó levantarse tantas veces de la lona, al que la palabra “rehabilitación” se le escuchó en reiteradas ocasiones, igual a la cantidad de momentos que soñó en volver a vestirse de corto. Carlos Flores, por lo menos quiso despertar de la pesadilla y eso es válido.

kukinholandaCarlos Flores jugando por la Selección Perú contra Holanda en 1998

En la era del YouTube uno puede ver y volver a ver las jugadas de Carlos “Kukín” Flores (evitemos el morbo de revisar sus tantas caídas fuera de las canchas). Veamos a este hombre que soñó con ser un crack mundial haciendo esas fintas, esos goles, esas maniobras que sólo un candidato a estrella, como Flores, puede permitirse. Imaginemos que hoy mismo está saliendo a un estadio celestial y jugando pie a pie con las grandes glorias fallecidas del fútbol, vamos “Kukín” hazte un gol más.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Fútbol, PersonajesEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: