Anuncios

Bolsonaro quiere convertir Brasil en Gilead de El Cuento de la Criada


El mundo está asistiendo a los primeros días de gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil, y lo hace un poco anestesiado ante lo que podría convertir al país más grande de Latinoamérica (con más de 209 millones de habitantes) en un estado fascista, ultraconservador, con libertades muy limitadas para las minorías, machista, con una política de derecha que pretende abiertamente destruir a la izquierda. Uno revisa las frases de Bolsonaro en su toma del mando, y hasta se agradece que Martín Vizcarra finalmente no fuera parte de ese acto (aunque, los motivos hayan sido muy distintos al rechazo de ideologías tan retrogradas).

bolsonaroalvesJair Bolsonaro junto a Damares Alves, Ministra de Derechos Humanos, que polemizó las redes con retrograda frase

Los que vemos series de televisión seguro que podemos hacer una comparación entre la noción del Brasil planteado por Jair Bolsonaro con lo que la galardonada serie El Cuento de la Criada (The Handmaid’s Tale) plantea en su ficción televisiva. El Gilead, los Estados Unidos de la distopía creada por la autora Margaret Atwood, no es tan diferente de lo que se desprende de las primeras decisiones y declaraciones del presidente brasilero. Veamos, uno de los puntos más fuerte de The Handmaid’s Tale es la ausencia de paridad entre hombres y mujeres, el gabinete del nuevo mandatario tiene 22 ministros, de ellos sólo dos son mujeres.

Una de estas mujeres, Damares Alves-Ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, acaba de soltar esta frase: “¡Atención, atención! Es una nueva era en Brasil: niño viste de azul y niña viste de rosa”. Claro, Alves no la pronuncia en un acto de estado sino en un video privado hoy difundido masivamente. En público, la ministra de una cartera que debería de tener como principal valor la integración y el blindaje a las minorías, dice tener una excelente relación con la comunidad LGBT. ¿Cuál de las dos caras de esta política debemos creer? Yo no soy ingenuo, en el videíto soltó su verdad.

Además, Damares Alves no hace más que comulgar con lo que ya dice su “jefe” Jair Bolsonaro. El presidente brasilero en su propia toma de mando anunció que “vamos a unir al pueblo, valorizar la familia, respetar las religiones y nuestra tradición judeo-cristiana, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores. Brasil volverá a ser un país libre de las amarras ideológicas”. Alguno podrá decir que un gobierno religioso no es malo, bueno, basta recordar que la España de Franco, el Chile de Pinochet y la Argentina de Videla eran “bastante católicos”. Y, así, mataron a cientos de miles de seres humanos.

En el Gilead de El Cuento de la Criada no sólo las mujeres son maltratadas, y usadas como entes reproductivos, los homosexuales son segregados y asesinados. Lo mismo se daba en los gobiernos dictatoriales citados en el párrafo anterior, y en otros regímenes electos por el pueblo pero igual de nefastos como los de Hitler y Mussolini. Aunque, la intolerancia y el terrorismo de estado no son sólo males del fascismo sino también de gobiernos izquierdistas como el caso de Stalin o Fidel Castro.

Jair Bolsonaro no es ningún idiota, ha sacado mucho provecho de los gobiernos corruptos de tendencia socialista que dirigieron Brasil. Hoy Lula da Silva está en prisión, mientras su sucesora Dilma Rousseff también se vio envuelta en el escándalo. Por ello, cuando Bolsonaro suelta una frase tan controvertida como esta “este es el día en que el pueblo comenzó a liberarse del socialismo”, y prosigue con “nos guiaremos por la voluntad soberana de aquellos brasileños: que quieren buenas escuelas, capaces de preparar a sus hijos para el mercado de trabajo y no para la militancia política”, uno no puede más que prever una hoja de ruta mercantilista, con un pueblo callado y sin liderazgo. Confrontar ideas, ya seas de derechas o de izquierdas es siempre el verdadero sentido de la democracia.

thehandmaidtales¿La tiránica realidad del libro y la serie de TV El Cuento de la Criada (The Handmaid’s Tale) puede ser el futuro de Brasil?

Dicen que la realidad supera cualquier ficción. Pero, por lo menos cuando veía las primeras temporadas de The Handmaid’s Tale, sentía que aún estábamos lejos de algo así, a tiempo para enmendar el camino. Hoy, por lo menos en Brasil, ya no suena tan remota la posibilidad de convertirse en una suerte de Gilead.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Coyuntura, PolíticaEtiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: