Anuncios

La mejor Navidad para todos mis lectores


Antes que todo lo demás, quiero comenzar estas líneas deseándoles una Muy Feliz Navidad. A ustedes amigos lectores, a sus familias y amigos. La Navidad es una gran celebración que desde niño ha tenido un gran significado en mi vida y entre mis familiares y amistades. No voy a negar que he sido y soy un hombre de fe católica, aunque de niño y joven profesaba mi fervor de una manera mucho más entusiasta, llegando a liderar un grupo juvenil parroquial que me regaló amigos para toda la vida.

navidad1

En mi familia, el catolicismo es importante y aunque ya no voy seguido a misa, mi madre es sumamente católica, y también dueña de una visión progresista (por eso, amarla me resulta tan fácil, porque también la admiro). Mi hermano formó una familia adorable, la continuidad del entorno en que crecimos, el legado de mis padres, que incluye la figura paterna que mi papá supo darnos todos los años que se le permitió vivir (los suficientes para vernos amanecer a la adultez).

Hoy, soy periodista y muchas veces objetor de consciencia de las malas decisiones y lamentables negligencias de mi Iglesia Católica, muchos creen que no soy católico, pero se equivocan. Lo soy, y porque me importa mi religión me indignan sus falencias. Además, en la actualidad tengo la suerte y el honor de estar comprometido por una lucha que no pierde vigencia, la de los trabajadores y sus derechos laborales. Como dirigente de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú he sumado aún más amigos a los que siempre llevo en mi corazón.

La Navidad, reflexionaba hace unas horas, es una fiesta poco común. Pues, transita entre la alegría más plena (muchas veces vinculada a la sonrisa de un niño) y la nostalgia. Es, justamente, en estas fiestas cuando se extraña más a los seres queridos que ya no están con nosotros, ya sea por la irremediable muerte o por vivir lejos, en otro país. Esta mezcla de sonrisas y lagrimas la vemos reflejada hasta en las clásicas y no tan clásicas películas navideñas. Pero, ojo, hay que ver estos sentimientos con filosofía, extrañar a alguien ausente es necesario para preservar nuestra memoria, no es nuestra primera Navidad, y las anteriores nos han dejado huella.

Algo que, asimismo, ha rondado por mi cabeza estos días es la noción que muchas veces nos encerramos en nuestras navidades, no prestamos atención a la del vecino, ni que decir de la Navidad de tantos otros que la pasan muy mal a ciudades o países de distancia, incluso a océanos de por medio. El tsunami en Indonesia ha maltratado a gran cantidad de personas que ya convivían en la pobreza, matando a más de 400 personas y dejando malheridas a unos mil quinientos más. Pero, en el Perú hay muchos que viven con la Navidad con desesperanza, no sólo los peruanos sino también los migrantes que hemos acogido, y es importante recordar que para Dios no hay nacionalidades.

navidadtsunamiEn nuestras oraciones y pensamientos navideños debemos tener presente la dramática realidad que se vive en Indonesia

Bueno, les había prometido un simple saludo y me salió toda una columna. Les deseo una Muy Feliz Navidad a ustedes y todos los suyos, deseo que tengan la gracia de hoy hacer sonreír a algún prójimo necesitado de alegría, mejor aún a un niño (la Navidad es para los niños).

¡Muy Feliz Navidad a todos mis lectores!

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Coyuntura, FiestasEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: