Anuncios

La tercera edad, el otro extremo de la vida


Los extremos de la vida, todos los vivimos, todos tenemos una percepción muy distinta de cada uno de ellos. El nacimiento y los primeros años de un ser humano suelen ser motivo de celebración, de gozo, de orgullo. Mientras, que la muerte y los últimos años de vida los relacionamos con el miedo, el dolor y, en muchos casos, hasta una inexplicable vergüenza. Esa es una visión de la existencia occidental, manipulada por la publicidad, el mercadeo y el consumismo.

terceraedad1

Aunque, querer cambiar nuestra filosofía de vivir es una tarea titánica y de largo aliento. Las personas de la tercera edad y los problemas que imperan en sus quehaceres cotidianos necesitan respuestas y soluciones mucho más urgentes. Y, lo primero que deberíamos asumir los familiares que compartimos esta etapa de las vidas de nuestros padres y abuelos, también en algunos casos de nuestras propias parejas, es desdramatizar la situación.

El Alzheimer es un mal terriblemente doloroso, pero ese sufrimiento lo asumen más que todo los seres queridos. La persona que se pierde en el olvido no necesariamente es consciente de todo ello, y debemos entender que muchas veces la tensión y el estrés que sufrimos al ver como nuestros familiares nos olvidan es transmitido a ellos, perturbándolos cuando podrían estar tranquilos en su amnesia. Claro, eso es más fácil decirlo que experimentarlo. Y, para eso se crean grupos de apoyo a las personas que tienen a alguien con este padecimiento.

La demencia senil, que guarda muchas similitudes con el Alzheimer (sólo que se presenta en edades más avanzadas), requiere igualmente una actitud menos dramática. Es complicado, en el caso de este periodista escribo con el testimonio de muchas personas conocidas que viven esta situación día con día. Conocen de fracasos cotidianos , pero lo vuelven a intentar con más ahínco.

Aunque suene a cliché, pienso siempre en los extremos de la vida, y me imagino a mis padres cuidando de mi siendo un bebito, cuidados, que ya todos conocemos, no siempre son sencillos ni momentos de fotografía. Hoy, tenemos la oportunidad de retribuir, de agradecer, de ser realmente útiles. Y, subrayo esa palabra “utilidad”, no se trata de darles siempre lo que quieren a nuestros padres con senilidad, sino de ofrecerles lo que “necesitan”.

terceraedad2

La vida nos da lecciones constantemente, y muchas veces ni les prestamos atención. En estos años que vengo viviendo estoy aprendiendo, probablemente la última enseñanza que me van a dar nuestros padres de ser agradecidos de verdad, a amar eficazmente, a recordar que cada etapa de la vida es para celebrar, incluso (y, quizás por encima de otros) ese extremo de nuestras existencias que nos genera tantos miedos.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Derechos Humanos, Redes SocialesEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: