Anuncios

De compras en Navidad: El maltrato al cliente es gratuito


Después de seleccionar entre diversos juguetes aquellos que respondían a las descripciones y señas de mis sobrinos (qué difícil es comprar hoy entre tantas opciones jugueteras), me enfilé a la caja ya con una actitud resignada. Sonreí al ver que no había tanta gente en espera como se podía prever en fechas cercanas a la Navidad y en la sección de juguetería de una tienda de departamentos frecuentada como es el Falabella del Real Plaza Salaverry.

falabella2Un cajero de Falabella habilitado para una sección donde habían tres cajas vacías, y una fila de clientes en crecimiento

Pero, la trampa estaba camuflada, en una zona donde hay hasta cuatro cajas registradoras (aunque en la foto que presenta esta columna sólo logre mostrar tres) había un único y sacrificado cajero. Ojo, de este hombre no es la culpa, él cumple con su labor lo mejor que puede, es rápido e intenta avanzar con su trabajo, pero es una tarea para otros tres cajeros más. ¿Qué pasa con Falabella? Con la cantidad de clientes que tiene es extraño pensar que no puedan solventar personal para las demás cajas.

Y, es doblemente misterioso, pues uno ve (mientras espera) gran cantidad de empleados que van de un lado a otro, conversan, y pasan al lado de esta fila de gente en crecimiento y no nos ven ni de reojo. Hace tiempo que creo que la soberbia llegó a embotar a los propietarios de emporios como Falabella, dan por sentados a sus clientes basándose en las buenas ofertas que manejan en el mercado. Siendo no sólo una malacostumbre de Falabella sino de otras empresas que se sienten monopólicas.

Resulta increíble que además el mismo cajero deba retirar los garfios y seguros de los artículos comprados, tengas que hacer la misma fila para abonar en tu tarjeta de crédito con los que van a comprar más de una decena de cosas o que el vendedor además de “vender” te quiera ofrecer líneas de crédito, hacerte el paquete de Navidad, y además, su caja termine siendo también prioritaria para clientes de la tercera edad u otros que van con niños pequeños. No estoy en contra de que se cumpla la ley, pero hay que recordar que esta implica una caja para clientela preferencial, ósea otro cajero.

Ya, extrayéndonos de esta experiencia en Falabella, sería bueno hablar de temas que se van desprendiendo de esta sociedad de consumo en la cual subsistimos. La Navidad es una fiesta religiosa, una de las más importantes del catolicismo (junto a la Semana Santa). Hay mucho más en la celebración del Nacimiento de Jesús que ir como corderitos a gastar hasta el último centavo de nuestros ahorros en regalos que muchas veces significan bastante menos para el que los recibe que lo que queremos creer aquellos que los damos.

falabella1La fila de clientes crecía, a pesar de los esfuerzos del único cajero por hacer el trabajo de cuatro

Tendríamos que empeñarnos en ofrecer calidad, y también cantidad, de tiempo a las personas que queremos. Escuchar a nuestros familiares, amigos, padres e hijos, esposos y esposas, ese entorno que muchas veces descuidamos para enterrar nuestras cabezas y atención en los aparatitos que hoy gobiernan nuestras vidas. Deberíamos “desconectarnos” aunque sea un poco en esta Navidad.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:FiestasEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: