Anuncios

El mes de diciembre y el “efecto Navidad”


¿Cómo vivir bien el mes de la Navidad, si el mundo que nos rodea parece estar en otra sintonía? Es muy complicado, y podría decir que casi imposible, abstraerse de la cruda realidad para ponernos a pensar en paz, amor y confraternidad. La noticia de la Navidad del 2017 en el Perú era el indulto a Alberto Fujimori con el que el entonces Presidente Pedro Pablo Kuczynski buscaba salvar la vacancia a la que estaba expuesto. Pareciera que ha transcurrido mucho más de 365 días, con la balanza del poder inclinada hacia otro lado, hoy es Keiko Fujimori la que está tras las rejas.

navidad1La Navidad cada vez parece más un estereotipo publicitario

El devenir de estos personajillos políticos afecta seriamente a la armonía del pueblo peruano, pues los seguidores de una u otra propuesta política salen constantemente a las calles, o petardean desde sus redes sociales, clamando por una justicia que para otros es injusta. Ese escenario del Perú es equivalente a lo que se vive, igual o peor, en otros países del mundo. Los que tienen la oportunidad de viajar saben que es así. La Navidad parece no tener lugar en un escenario como ese.

He escuchado a muchos compatriotas despotricar contra los migrantes venezolanos, así como he comprobado el apoyo que les brindan otros. En estos días previos a la Navidad no puedo evitar ver en estos hermanos latinoamericanos el reflejo de aquel San José y aquella Virgen María que iban de casa en casa buscando albergue para poder preparar el Nacimiento de Jesús. Finalmente, alguien les prestó un humilde establo. Pero, ¿Cuántas puertas les cerraron en la cara a los padres de Jesucristo? ¿Serán las mismas puertas que ciertos compatriotas pugnan por cerrarles a los venezolanos?

La Navidad es también una época mercantilista, y caemos redonditos en este consumo desmesurado donde enseñamos a nuestros hijos que la felicidad es “tener” y no “ser”. Nos quejamos de que los medios, la publicidad, la calle y el Internet venden a más no poder. Sin embargo, aceptamos ser parte de ese juego, de esa manipulación, de ese afán por gastar ingentes cantidades de dinero, y no caemos en cuenta que más vale acordarse de los demás escuchando, atendiendo, oyendo. Somos seres humanos, y muchas veces estamos solos.

navidadvenezolanosLos hermanos venezelonos que buscan trabajo y asilo se parecen a San José y la Virgen María buscando albergue para ver nacer a Jesús

Esa soledad existe y me preocupa, me alarma más desde que ingresé en las redes sociales y fui conociendo algunos casos de verdadera desolación. Hombres y mujeres de diferentes edades que se confiesan personas que no tienen con quien compartir, que ni salen de sus casas, cuyas familias los tratan casi como a “muebles”. He intentado siempre tener una palabra de confraternidad para con ellos, y aunque es cierto que no he conocido a tantos, me imagino que hay muchísimos que ni Internet tienen. Nos hemos convertido en “islas”.

Todo no va a cambiar de la noche a la mañana, y sería triste hacer únicamente propósitos y enmiendas pensando en estas épocas festivas y navideñas. No se trata de “maquillar” las cosas por un mes, debemos tomar conciencia que son problemas reales y buscar soluciones eficaces y permanentes. Así, sí se viviría una autentica Navidad.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Derechos Humanos, Fiestas, PolíticaEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: