Anuncios

Carlos Galdós, entre límites y limitaciones


Uno escucha las palabras y burlas de Carlos Galdós hacia Keiko Fujimori y termina sintiendo empatía (sólo en este caso y en ningún otro) con la hoy rea lideresa de Fuerza Popular. Desagradables a más no poder las declaraciones de este cómico convertido por algunos medios de comunicación social en comunicador. Y lo digo con claridad “comunicador”, porque no lo considero comunicador social ni mucho menos periodista. Desagradables, pero no “increíbles” sus declaraciones, pues Galdós en reiteradas ocasiones ha cometido excesos desde los sets de televisión, cabinas de radios y también en las páginas del semanario Somos de El Comercio.

carlosgaldos1Carlos Galdós hpy en la picota por sus lamentables comentarios contra la rea Keiko Fujimori

Voy a hacer claro, yo no me divierto con Carlos Galdós ni me cae bien. He leído varias de sus columnas a petición de amigos míos (que sí lo encuentran o encontraban gracioso) y la mayoría de las veces he terminado amargo por las licencias que cometió tanto él como El Comercio. Se refirió a las madres de las compañeras de colegio de sus hijas como un atado de pacatas, indicó que un amigo suyo (al que se esforzó en describir, pero se guardó el nombre) consumía cocaína. Al leerlo, sentía que estaba frente a un adolescente que soltaba todas sus iras y frustraciones en una revista.

Entonces, los que están “sorprendidos” por la conducta de Carlos Galdós al referirse con los más humillantes términos a Keiko Fujimori, deberían darse el trabajo de revisar las emisiones de sus espacios televisivos y radiales y comprobar que muchas veces se ha burlado de otras personas, hombres y mujeres. Mi hipótesis es que esta incontinencia verbal hacia la hija de Alberto Fujimori es básicamente el resultado de pasarse la vida caminando por la cornisa, algún día la caída se iba a dar.

Podría decir que una de las pocas veces que Carlos Galdós me ha dado risa es en el momento de darle su versión de los hechos a Beto Ortiz. Según Galdós, después de varios minutos de burlarse con palabras indignas hasta para un callejonero, le pidió a su productora una copia del audio para revisarlo en casa pues creía que se había excedido. Se excedió, Señor Galdós, y bastante. Les faltó el respeto no sólo a Keiko Fujimori (que, finalmente, es lo que menos me importa) sino a todas las mujeres presidiarias, a las que tienen un estado físico similar a la de la política de marras, y a sus oyentes también. Pues, fue desagradable oírlo.

¿Era necesaria la censura del diario El Comercio y su semanario Somos? Es un punto a discutir. Me parece que Carlos Galdós se hace merecedor a una sanción, pero como ya he señalado esta conducta la ha tenido siempre, y este periódico recién se preocupa cuando la agraviada es un personaje político, que puede tener seguidores o entornos vinculados a intereses comerciales afines a dicha empresa, y que además tiene poder de opinión. Me suena acomodaticio y extemporáneo el castigo.

carlosgaldosCarlos Galdós fue vetado de El Comercio, lo extraño es que sólo lo hicieron por sus burlas a Keiko y no por las tantas otras veces que se burló de los demás

A los fans de Carlos Galdós, no se desesperen, la televisión, la radio y también los periódicos tienen memoria corta. Pronto lo veremos burlándose de otros en una nueva casa.

Manuel Salazar Ordoñez

Anuncios
Categorías:Periodismo, Personajes, Redes SocialesEtiquetas: , , , , , ,

1 comentario

  1. Totalmente de acuerdo .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: