Anuncios

Élite, la serie española, muestra adónde van los adolescentes


Lo primero que debo aclarar es que entre Élite y la producción argentina Rebelde Way o mexicanas como Rebelde o Like (de reciente estreno en tierras aztecas), hay una notable diferencia. Élite, no es una telenovela sino una serie española de apenas ocho episodios (que se te van como agua), y tampoco tiene los filtros de las ya mencionadas. Es decir, en el más reciente estreno de Netflix vemos temas de homosexualidad, VIH, sexo, drogas y racismo. Se parece mucho más al también muy popular drama canadiense Degrassi.

elite1La serie española Élite pone frente a frente a adolescentes de diferentes realidades sociales

Aclarado esto, vamos a demoler la pared que algunas familias fundamentalistas y mojigatas podrían construir alrededor de Élite. Si bien, no es un espejo de la actual sociedad escolar peruana y latinoamericana (aunque hay países y sectores socioeconómicos de este continente donde se ha avanzado más que en otros), sí es una muestra de un futuro inevitable. Una juventud tolerante, sin traumas hacia los gays, con un diálogo franco y directo, es el progreso que ni una institución tan universalizada como la Iglesia puede detener.

Por eso es importante ver Élite, y permitir que nuestros hijos la vean. Por el mismo motivo que recomendé Trece Razones Por… (13 Reasons Why), puede ser un panorama chocante, pero es real, y la juventud no acepta ya endulzarse con caramelos y tomarse placebos, quieren y reclaman su dosis de realidad que, si no la reciben en casa, irán a buscarla en otra parte. En todo caso, estas series pueden ser mejor verlas en familia, con la guía paterna.

También es evidente con Élite, que sólo se han superado algunos temas, otros son tareas muy pendientes. La sociedad europea pasa por una postura durísima a la inmigración extranjera de los refugiados africanos y del Medio Oriente, y las respuestas fascistas no han tardado en generalizarse (algo muy similar al debate que actualmente se ha entablado en el Perú sobre los migrantes venezolanos). Hay discriminación, y empieza a aceptarse como algo bueno escudada en un distorsionado espejismo de nacionalismo.

Élite te plantea, asimismo, la persistente diferencia de clases. Un cáncer social que nos llega desde los albores de la humanidad y parece no tener fin. Seguimos creyendo que alguien es más por la cantidad de dinero que posee, o el apellido con que nació. Es un doble juego, donde también colaboran aquellos que están dispuestos a sentirse inferiores y que aspiran a llegar a ser partes de esos enclaves, familias o clubes sociales que son vistos como preciados objetos en una vitrina.

eliterebeldeLa nueva producción de Netflix, Élite, no es tan parecida a Rebelde o Rebelde Way, sino a Degrassi o Trece Razones Por…

Ese es el trasfondo de Élite, que además te ofrece una trama atractiva, con un homicidio por resolver. La víctima (María Pedraza) es un poco emulo de la Hannah Baker de Trece Razones Por… y el planteamiento de un misterio que se resuelve capítulo a capítulo con saltos al pasado (donde se desarrolla la mayor parte de la historia) nos remite al recurso utilizado con éxito por grandes dramas contemporáneos estadounidenses como Damages (con Glenn Close) o la más reciente Big Little Lies (con Nicole Kidman y Reese Witherspoon).

Queda claro que recomiendo ver Élite, una serie que seguramente dejará mucho para un sano debate con los hijos adolescentes.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Series de TVEtiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: