Anuncios

Concursos de TV “exclusivos” para figurettis y figurones


De un tiempo a esta parte se ha hecho costumbre producir espacios de concurso solamente para modelitos, faranduleros, vedettes, políticos que buscan pantalla y glorias del pasado, matizados por personajes polémicos y uno que otro real representante del talento peruano. El “hijo del vecino” ya no tiene lugar en los medios de comunicación, salvo por la nota roja.

combate

No han pasado muchos años desde que personajes del anonimato público impactaban en la TV por sus respuestas acertadas a difíciles incógnitas en programas dedicados al conocimiento. Otros venían a someterse a juegos y desafíos, pero eran individuos ajenos a la farándula y alguno, incluso, dio un salto a la fama.

Hoy parece que se ejerce “el derecho de admisión”, si no te has dado un beso con una vedette, si te falta el “choque y fuga” con un pelotero, careces de un cuerpo de escándalo, no te disfrazas ridículamente, o te pones en “camisa de once varas” en el mundillo politiquero, no calificas para concursar en la tele.

Parece cuento, pero démosle una ojeada a los llamados shows de concurso. Esto es Guerra y Combate mantienen un staff de modelos, deportistas y sujetos conocidos no por un oficio sino por un escandalete. Bienvenida La Tarde de Laura Huarcayo cogió la posta e hizo un disfuerzo similar, con los ex de Susi Díaz y Lucía de La Cruz.

Gisela lo ve todo farándula

Desde Bailando por un Sueño, pasando por El Show de los Sueños y el terrible fiasco de Operación Triunfo, GV Producciones (obvio de Gisela Varcálcel) optó por crear su propio formato, donde no tuviera que respetar exigencia alguna de una matriz extranjera. Surge El Gran Show, producción que en más de una ocasión es un “arroz con mango”.

¿Qué pasó con los soñadores? ¿No bailaban bien? ¿No jalaban rating? Pienso que es lo último, pues se sigue convocando a héroes como Choca o Josetty Hurtado, que sí bien tienen su ritmo, más llaman la atención por no guardar el estado físico. Peor aún, un futbolista tan simpático como Alfonso “Puchungo” Yáñez, que bailaba menos que Roberto Martínez.

giselavalcarcel

Otro “hijo” de GV es Cien Peruanos Dicen, con la conducción del engreído Bruno Pinasco. Responder preguntas en base a lo dicho por un centenar de anónimos es un formato conocido y hasta repetitivo, en un canal deportivo local ya se había usado y gastado. Quizás por ello sólo invitan a “figurettis”, sino la sintonía se cae al sótano.

Una “verdad” dolorosa

El Valor de La Verdad también limita sus protagonistas semanales a personajes de la farándula o políticos. Los motivos de Beto Ortiz son distintos a los casos anteriores. Una joven, antes desconocida, fue víctima de un crimen pasional que acabó con su vida, desde ahí el “sillón rojo” sólo fue para “conocidos”.

En su nueva temporada, debutaron con la más que polémica Laura Bozzo. La autodenominada “abogada de los pobres” mostró un rostro diferente. Confesó errores como el repudiable programa donde concursantes lamieron axilas sudorosas, o los shows montados. También reconoció la equivocación al mezclar política con el entretenimiento.

Desde esta tribuna no defendemos  a la rubia que la “hace linda en México”, sólo intentamos ser coherentes. Las declaraciones, aparentemente sinceras de la Bozzo, cargadas de lisuras, no son suficiente argumento para hacer un “borrón y cuenta nueva” a tanto estropicio realizado por ella. Pero todos merecemos una nueva oportunidad, a ver sí se la gana.

Anuncios
Categorías:Personajes, Series de TVEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: