Anuncios

Mafalda y sus amigos son un resumen de la humanidad


¿Cómo hizo un personaje gráfico para mantenerse vigente, a pesar de que su existencia oficial sólo duró entre 1966 y 1973? Es una respuesta compleja que se hace simple al pensar en Mafalda. La niña que revolucionó a Argentina, América Latina, España y a buena parte del mundo, traspasando las épocas, a pesar de estar muy ubicada en aquellos convulsos años 60. Algo así como The Beatles, la mítica banda británica que Mafalda y sus amigos idolatraban, se impusieron durante décadas después.

mafalda1Mafalda, un personaje entrañable que poco a poco va perdiendo vigencia ¿Por qué?

Sin embargo, toda la luz tiene su ocaso, y los últimos años se escucha cada vez menos de Mafalda en los medios. En estos días se le ha referido a la actual crisis argentina, que según algunos Mafalda supo predecir hace ya cincuenta años. En julio, su creador Joaquín Salvador Lavado o Quino (que actualmente tiene 86 años de edad) protestó por el uso de su personaje en una campaña contra la ley del aborto. Lo demás son ocasionales homenajes.

De alguna manera, el mundo y las nuevas generaciones van a avanzar poco a poco sin Mafalda. A pesar de que la visión del mundo de la avispada niña, siempre tan realista y sí se quiere pesimista, se vaya transformando en realidad. Mucho tuvo que ver con esta realidad la decisión de Quino de parar las tiras de Mafalda y sus amigos allá por 1973. Mientras otros caricaturistas han seguido dibujando a sus personajes década tras década, y hasta han legado su creación como hizo el chileno Pepo con Condorito o como sucede en el caso de la icónica tira francesa Asterix.

Pero, también es verdad que esta perseverancia en el imaginario colectivo se debe a la universalidad de todos los personajes de Mafalda. Eran y son un resumen de la humanidad. Cada uno en su estilo es parte de la psique de cada ser humano, tiene lo mejor y lo peor de nosotros y terminan sumándose en lo que sería una mujer y hombre cualquiera, desde el líder de un país hasta el más humilde de los obreros. Pues, los seres humanos nos parecemos más de lo que creemos.

Es equivocado pensar que nos parecemos a uno sólo de los personajes de Mafalda, en realidad tenemos un poco de todos ellos. Todos tenemos esos momentos fantasiosos de Felipe, así como la infaltable pereza e incertidumbre de lanzarnos en pos de un proyecto riesgoso. Aunque nos guste negarlo, adoramos un “buen chisme” y también nos damos la libertad de hablar mal de aquel que tenemos entre ceja y ceja, muy al estilo de Susanita.

mafalda2Mafalda y sus amigos, con sus defectos y cualidades, son parte de cada ser humano

Existen momentos en que somos Miguelito y nos sentimos el centro del universo. Y en otros terminamos siendo “mercantilistas” como Manolito, pues es parte del mundo de hoy saber cuánto y cómo gastamos nuestro mucho o poco dinero. En nuestro interior tenemos a esa pequeñita “Libertad” que nos recuerda debemos exigir lo que nos corresponde como seres humanos libres. Y, bueno, ¿cuántas veces somos como Guille, el hermanito de Mafalda? sorprendiéndonos del mundo donde nos tocó vivir y obligándonos a preguntar como ese niñito: “¿Po qué?”.

Sin embargo, es Mafalda el espejo más profundo donde nos reflejamos. Su inconformismo con un mundo belicista, injusto, corrupto, inhumano lo sentimos en los huesos. Esas ganas de querer transformarlo en algo mejor nos mueven a veces a acciones certeras y otras a quimeras similares al Quijote combatiendo contra molinos de viento. Nos queremos alejar de las costumbres y tradiciones paternas, pensando que son un grillete al mundo vetusto, y terminamos añorando ese nexo al pasado.

mafalda3Mafalda y su creador Quino, en autoretrato de Joaquín Salvador Lavado o Quino

¿Cómo se imaginan a Mafalda de adulta? Esa pregunta da para otra columna, pero sí puedo decir que no sería una ama de casa como su mamá, pero probablemente la infinita paciencia de sus padres para con ella sí la tendría como una cualidad necesaria a la hora de querer cambiar el mundo. Pues, han pasado cincuenta y dos años y las cosas han hasta empeorado. Hay que hacernos un favor y mantengamos a Mafalda vigente.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Cómics, Derechos Humanos, PersonajesEtiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: