Anuncios

Marchar contra la corrupción, por el Perú que nos merecemos


El jueves 19 de julio viví en comunión con miles de ciudadanos peruanos la lógica y esperada respuesta popular ante la flagrante corruptela del Poder Judicial y del Poder Legislativo. La multitudinaria concentración de diferentes colectivos, entre los que se encontraba la emblemática Asociación Nacional de Periodistas del Perú (en medio de su nonagésimo aniversario), es en estos momentos imprescindible ante una serie de personajes que se mantienen indolentes ante el reclamo popular (como es el caso de la juramentación de Pedro Chávarri de Fiscal de la Nación, a pesar del audio que lo expone en repartija de favores con el repudiable juez César Hinostroza).

anp4

En el Poder Judicial y en el Congreso de la República se han acostumbrado a fungir desoyendo la voz de aquellos a los que han juramentado servir, son “funcionarios públicos”, pero ante la voz indignada de la población, y del propio Presidente de la República Martín Vizcarra, cierran filas y también cierran oídos y consciencias. Jueces y fiscales corruptos que se cubren entre ellos.

Parlamentarios y líderes de fuerzas políticas que antes gritaban por justicia inmediata, cese de presidentes, investigaciones y acciones preventivas, hoy piden tranquilidad, respetar la institucionalidad, pruebas irrefutables, no oír audios (como se oyeron los del Caso Mamani-PPK). Sin embargo, la higiene exigida por la población es de tal grado que el Perú ya ingresó en una crisis que sólo se resolverá cuando se escuche a la ciudadanía, no es un sofocón que se relajará en los próximos días. Esta vez, ya se tienen las pruebas de algo que se sospechaba desde hace años: Corrupción en el Poder Judicial y sus vínculos con el Poder Legislativo.

anpms

Quiero sobre el uso de la palabra crisis, enfatizar que su significado (según su etimología) es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución; especialmente, la crisis de una estructura. La crisis como tal no es mala, es la oportunidad de cambiar actores que han perdido legitimidad, que caminan en el campo de lo ilegal y la corrupción, de la debacle ética. Hoy vivimos una crisis, y sólo saldremos de ella maduramente cuando se haya hecho la urgente reingeniería.

El objetivo debe ser claro, en el año 2000 se llevó a cabo la recordada Marcha de los Cuatro Suyos que convirtió en inviable la prolongación de una administración presidencial ya hundida en la peor de las corrupciones. Dieciocho años después, sucede lo mismo. El “Perú de verdad” se levanta y exige acciones de limpieza y reparación de la verdadera y legitima institucionalidad de un país ético. Y, digo el “Perú de verdad”, pues el Perú no es ese grupo de corruptos que pululan en el Palacio de Justicia o en el Congreso de la República.

Y, ojo, la Marcha contra la Corrupción no sólo se registró en Lima, fue una fuerza nacional que clamó en las diversas ciudades de nuestro Perú, como en Tumbes, Piura, Sechura, Chiclayo, Trujillo, Chimbote, Huaraz, Casma, Huacho, Chincha, Ica, Arequipa, Juliaca, Cusco, Abancay, Tarapoto, Moyobamba e Iquitos. La Asociación Nacional de Periodistas del Perú en sus diversas filiales estuvo presente en la manifestación popular que, a diferencia de lo que alguno puede pensar, no empaña las celebraciones por las Fiestas Patrias. Es, más bien, lo que significa la reivindicación de nuestra Independencia, hoy la tiranía no es de una monarquía extranjera, sino es una tiranía de la corrupción desde sus mayores poderes que deberían velar por la población.

Entre las voces que se escuchaban en esta Marcha contra la Corrupción destacaban el respaldo al Derecho a la Información, una garantía democrática. Pero, también se escucho y mucho ese repudio a una mayoría parlamentaria liderada por Keiko Fujimori, que es a juicio de la mayoría del pueblo (y también de este periodista) la criminal Señora K. Basta ver como los congresistas de Fuerza Popular, y sus asociados como Mauricio Mulder, buscan mermar estas revelaciones. Hoy, en la cuestionada y carente de ética juramentación de Pedro Chávarri como Fiscal de la Nación se apersonó el todavía Presidente del Congreso Luis Galarreta (un gesto político de este polémico personaje).

anp2

No debemos callar, las redes sociales son una plataforma para hacernos sentir como población, pero las calles siguen siendo el escenario idóneo para la brega contra la corrupción. El Perú unido puede derrocar a los corruptos, no somos terroristas contra la institucionalidad como nos quieren hacer sentir los congresistas de Fuerza Popular, somos los VOCEROS DE UN PERÚ ÉTICO. De un Perú mejor. Del Perú que nos merecemos y nos quieren arrebatar.

Viva el Perú, pero un Perú sin sombra de corrupción, sin cuestionamientos éticos, sin “muertos vivientes” dentro de un Poder Judicial y un Poder Legislativo que debe exorcizar a estos seres putrefactos. Viva un Perú renovado.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Coyuntura, Derechos Humanos, Periodismo, PolíticaEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: