Anuncios

¿Cómo se convirtió en machista y fascista la sociedad de The Handmaid’s Tale?


Llevarse el Emmy, el Globo de Oro, los aplausos del público y la crítica son una valla imponente que superar. Tal como ha sucedido con otras series de televisión como Mr. Robot o Legión que tuvieron un debut impresionante, las segundas temporadas son siempre un reto. The Handmaid’s Tale o El Cuento de la Criada, a juicio de este periodista de opinión, logra superar este obstáculo con una trama que continúa vibrante y a la vez sigue indignando al espectador ante las violaciones físicas y mentales cometidas contra las mujeres.

thehaindmadetale

Es notorio el aumento de presupuesto tras lo que significó un airoso respaldo de público y premios a la serie de streaming creada por la sencilla Hulu y MGM (el clásico estudio cinematográfico y ahora también de televisión Metro-Goldwyn-Mayer Studios). Por ello, en este segundo año de The Handmaid’s Tale vemos crecer a los personajes secundarios y, sobretodo, conocemos más del universo distopico de la trama (la distopía es un universo alterno y ficticio, como una realidad alternativa, pero siempre abominable).

Uno de los escenarios más espantosos es el de Las Colonias de Gilead (la fracción de los Estados Unidos que se independizó y formó una sociedad regida por hombres y dedicada a la reproducción de la especie). A pesar de que no soy adepto a comparar ficciones con temas tan sensibles como el Holocausto Nazi, esta zona agrícola recuerda mucho lo que veíamos en los campos de concentración del nacismo. Mujeres apiñadas en míseras e insalubres instalaciones.

Otro de los puntos de interés de esta nueva temporada de El Cuento de la Criada es la explicación, más allá de la propia historia de la protagonista Defred (Ofred en su inglés original, interpretada por la galardonada Elisabeth Moss) como son la lesbiana obligada a ser objeto reproductivo Emily Alexis Bledel (en el segundo episodio de este nuevo ciclo se narra su vida antes de Gilead) o de la esposa del Comandante (Joseph Fiennes) Serena (la australiana Yvonne Strahovski) y como de una lideresa de opinión se convierte en sumisa colaborada de su marido.

Resulta inquietante observar cómo se puede transformar velozmente una sociedad (digamos) libre como la estadounidense en un régimen fascista y machista, en una dictadura religiosa y fundamentalista, en una nación donde el cruel asesinato y tortura se aplica a todos aquellos que no encajan en los planes religiosos y reproductivos de un grupo de gente que usa de “chivo expiatorio” a los que no encajan en sus gustos y placeres.

El televidente va tomando una posición que transita entre la fascinación por la historia con la enérgica indignación, algo similar a lo que nos sucedió con Por 13 Razones, por un lado, nos repugna tanta injusticia y sufrimiento, y por el otro nos engloba este nefasto universo. Los más simplistas lo llaman morbo, en realidad lo que sucede es que nuestro temor de ver un día convertido el entorno que compartimos en una dictadura semejante a la de The Handmaid’s Tale es cada vez más grande, basta ver las noticias de nuestro mundo real.

thehaindmadetale2

Sobra decir que recomiendo con entusiasmo ver la segunda temporada The Handmaid’s Tale, y al espectador les sugeriría echar un ojo a la actuación de Ann Dowd como la tortuosa Tía Lydia (los seguidores de las historietas de DC Comics pueden ver una semejanza de este personaje con La Abuelita Buena de Los Nuevos Dioses). El Cuento de la Criada va por el décimo episodio de su segunda temporada.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Series de TVEtiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: