Anuncios

Crímenes de Hollywood: Weinstein, Kevin Spacey, Bill Cosby y los abusadores contra la pared


Uno puede pensar que las estrellas de cine viven en un mundo de ensueño, alejados de los problemas que afectan a los demás seres terrenos. Pero, esa es una apreciación falsa, con maquillaje, la voracidad dentro de la industria del entretenimiento te enfrenta cara a cara a personajes que uno ve por fuera con admiración y terminan siendo auténticos monstruos en la vida de actores y actrices que inician sus carreras. Estos son casos de abusos sexuales, de “pagar el derecho de piso”, tan antiguos como la propia humanidad, pero que hoy (por lo menos en Hollywood) ya rebalsaron el vaso. Aquí te presentamos tres que este blog ya ha abordado en distintas ocasiones.

Harvey Weinstein, Kevin Spacey y Bill Cosby, denunciados por abusos sexuales. Cosby fue hallado culpable

Entre los motivos, que yo como Manuel Salazar Ordoñez me siento contento, es haberles dado amplia difusión a los casos de abusos sexual en las publicaciones. No cubrimos toda la información, sería una tarea para un blog exclusivo en dicha materia, y en realidad el mío funciona como un magazín de opiniones en temas variados trabajados por un solo periodista. Hasta aquí el autobombo, entrando en el meollo de este último tema del especial Crímenes de Hollywood, iniciamos con Bill Cosby pues hizo noticia esta semana. Fue encontrado culpable de violación sexual a una mujer ajena al espectáculo como Andrea Constand, tras más de 60 otras víctimas cuyas denuncias no podrán llegar a tribunales por el paso del tiempo ya que han prescrito. Ya lo vimos en la semana, pero es importante mencionarlo porque el otrora protagonista del Show de Bill Cosby mantuvo una imagen ejemplar durante décadas, condecorado hasta por la Casa Blanca, y hoy es objeto de reprobación. Muchos se preguntan, si Cosby cayó, entonces ningún acosador o violador está a salvo. Ojalá sea así, pero estos pasos que se han reforzado durante el último año son sólo los inicios.

Harvey Weinstein es uno de los productores más exitosos de Hollywood, responsable de franquicias como Scream, El Señor de los Anillos, Kill Bill y Proyect Runway, fue denunciado por Hope Exiner d’Amore (una mujer que trabajaba en la producción de conciertos, donde Weinstein estaba vinculado en los años 90) que fue violada por el productor. Esas mismas perversiones las llevó a la meca del cine, donde abusó de Assa Argento (una actriz), y la también artista Dominique Huett. El remezón lo causaron los testimonios de Rosanna Arquette, Mira Sorvino, Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie, cuatro megaestrellas del cine que recibieron propuestas indecorosas de Harvey Weinstein. Este caso, en particular, motivó la iniciativa colectiva Me Too, las protestas en las entregas de premios del Oscar, el Globo de Oro y el Emmy. El despido de Weinstein de su propia compañía y la bancarrota de la misma, donde se solaparon durante décadas los crímenes de su “Jefecito”.

Pero, no sólo las mujeres son víctimas de abuso sexual, sino también los hombres. Kevin Spacey utilizaba su estatus de estrella para convencer a jóvenes actores de tener intimidad con él. La denuncia fue también muy explosiva, apenas días tras la caída en desgracia de Harvey Weinstein (a fines del 2017). Se le retiró del drama televisivo House of Cards, que el propio Spacey creó. Asimismo, fue otro personaje que reveló una cultura de silencio a su alrededor, hasta un post del juvenil actor Ansel Elgort (protagonista del filme Baby Driver-2017, junto al propio Kevin Spacey) mostraba una escena del filme en cuestión donde el ganador del Oscar le coge un brazo al muchachito, lo titulaba “Don’t touch me Kevin Spacey” (No me toques, Kevin Spacey). Era de agosto del 2017, antes que las denuncias contra el intérprete del Presidente Underwood (House of Cards) salieran a la luz pública. La imagen de adolescente de Elgort (que es mayor de edad), frente al mañoso Spacey es una imagen impactante (así el motivo haya sido una broma con un sesgo de realidad, al final se le concibe como una suerte de advertencia).

crimenesdehollywoodkevinspaceyelgortEl post de Ansel Elgort que presuntamente advirtió sobre toqueteos de Kevin Spacey

Actitudes correctas y contundentes son por ejemplo la de la empresa de streaming Netflix, simplemente retiró al protagonista de su serie emblemática House of Cards. Además, abortó una nueva serie con Bill Cosby, y nunca colocó las temporadas del Show de Bill Cosby (de los años 80 y 90) que le pertenecen. Ante esta marea de denuncias, sanciones, despidos y juicios se empieza a hablar de “cacería de brujas”. Nada más machista ni absurdo, una denuncia se debe investigar, pero hay casos que hablan por si mismos.

El productor creativo de PIXAR, John Lasseter, se tomó vacaciones forzadas tras difundirse acusaciones de acoso sexual. Dustin Hoffman, Charlie Sheen y Woody Allen son otros investigados, pero cada uno es un tema aparte, lo de Allen por ejemplo es de años atrás y habría pruebas de manipulación de su ex esposa Mia Farrow contra el famoso cineasta que le dejó por su hijastra (adoptada sólo por ella, no por Woody Allen). Es importante diferenciar entre una conducta escandalosa y una delictiva. Por ejemplo, Melissa Gilbert (Laura de la Familia Ingalls) acusa a Oliver Stone de humillarla en la audición de una película, con una fuerte escena que existió en el filme The Doors (1991) que fue protagonizado finalmente por Meg Ryan. Parece más una revancha de Gilbert.

La seriedad de estos procesos depende de no caer en venganzas, medias verdades ni mezquindades, hoy la prensa mundial está del lado de las víctimas, pero uno o más tropezones pueden variar esa ruta. De esta manera cerramos un especial más de este blog, el cuarto que hemos tocado tras el Holocausto Nazi a los judíos (2016), los Kennedy (2017) y The Beatles (2017). Escribir sobre los Crímenes de Hollywood me ha redituado no sólo en un promedio muy superior de lectoría de lo que me había proyectado, sino en perseverar en esta serie de temas y especiales. Para el segundo semestre del 2018 ya tengo en agenda lanzar una serie de columnas sobre la influencia asiática en el mundo del espectáculo. Desde los animes clásicos a los más actuales, series de monstruos que se volvieron de culto. El K-Pop, las telenovelas, el mundo de los y las cosplayers, los filmes de terror que sirvieron de inspiración y superaron a sus símiles norteamericanos. La cultura, el movimiento post nuclear, la comida, y todo lo que hoy conocemos como la onda Otaku. Harto material que mostraremos entre agosto y setiembre. Por el momento los invito a ingresar a esta página del menú de Crímenes de Hollywood, lean las distintas columnas y gracias por su fidelidad.

Manuel Salazar

 

Anuncios
Categorías:Crímenes de Hollywood, Derechos HumanosEtiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: