Anuncios

Yo, Tonya: Un gran filme maltratado por el Oscar y hasta en el Perú (Comentario de Cine)


En una de las facetas de la excelente cinta Yo, Tonya (I, Tonya por su título en inglés), la controvertida patinadora olímpica Tonya Harding descubre que es objeto de discriminación por su complicado entorno familiar. Esa discriminación se extendió al criterio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas que no la nominó al Oscar a Mejor Película (dándole cabida a la fallida Get Out). Si bien le otorgó alguna nominación y hasta una estatuilla a la Mejor Actriz Secundaria, es de lejos insuficiente.

yotonya1

Ahora, en el Perú, la discriminación contra Yo, Tonya llegó a las salas de cine, con bastante retraso se le estrenó sólo por la empresa Cineplanet. Los motivos quedan aparte, pues si hubiera sido una película de súper héroes o de bólidos automovilísticos que no quepa duda la tendríamos por doquier. Pero, intentando ponernos en las necesidades de los distribuidores de cine, acaso ¿Yo, Tonya no es una película entretenida? Cuenta con una historia dinámica, una comedia punzante con tintes de drama, una historia real, muy bien actuada y hasta con una notable banda sonora.

Tonya Harding (inmejorable interpretación de Margot Robbie– la Harley Quinn de Escuadrón Suicida) es una mujer producto de un constante abuso, primero por su inclasificable madre (el rol que le mereció un Oscar a Allison Janney, quien también hace de una peculiar progenitora en la sitcom televisiva Mom), y luego por su holgazán marido (Sebastian Stan/Bucky Barnes en The Avengers). Tonya no es agradable, ni siquiera motiva la mínima empatía, pero en la pista de hielo es capaz de trascender. Algo así como el niño de la recordada cinta británica Billy Elliot, que se desconectaba del mundo al bailar ballet.

Yo, Tonya es una propuesta del cineasta australiano Craig Gillespie que puede ser calificada como desafiante para el espectador, se pasa de la risa ante la estupidez supina del personaje de Paul Walter Hauser a la perturbadora sensación de ver cómo golpean constantemente a la protagonista. Genera una excusa a la participación del ataque a la patinadora Nancy Kerrigan, nos descubrimos esperando el “imposible” final feliz para Tonya Harding, a pesar de que desde el principio queda claro que no acaba bien.

Son tantos los motivos para ver Yo, Tonya, que resulta increíble y decepcionante que sólo una cadena de cines la haya respaldado. Eso sí, revisando el listín cinematográfico la descubrimos en varios de los Cineplanet, en diferentes horarios. Vaya a verla, saldrá con la satisfacción de ver una película de calidad y sin concesiones al sétimo arte de antaño, palpite con su rebeldía y potencia.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:PelículasEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: