Anuncios

Wild Wild Country (Documental de Netflix): El gurú indio que quiso conquistar el Salvaje Oeste


El mundo contemporáneo enfrenta crisis muy actuales que nos tienen al borde de un ataque de nervios, lo sabemos bien los peruanos con nuestra actual situación política, por eso, a veces es más saludable revisar un problema del pasado que nos llame a un debate menos tenso y con una reflexión no tan apasionada. Netflix estrenó hace unos días el documental Wild Wild Country, una joyita de realización (gracias a los hermanos Chapman y Maclain Way) sobre un caso de la vida real que fue noticia mundial en la década de los 80. El juicio contra Osho (también conocido como Bhagwan Shree Rajneesh).

wildwildcountry1

El Gurú indio Osho/Bhagwan Shree Rajneesh

Osho o Bhagwan Shree Rajneesh, nacido como Chandra Mohan Jain en la India de 1931 (murió también en India, pero en 1990) es un personaje que sigue siendo tendencia hasta nuestros días. La primera conclusión que me viene a la mente es el irrespeto por la filosofía oriental (con énfasis en la india), que tiene muchísima aceptación en el mundo de hoy, pero es ninguneada por la educación occidental (donde los filósofos son exclusivamente europeos. Desde la antigua Grecia, hasta los padres del socialismo, y los remanentes de la Segunda Guerra Mundial). A Bhagwan lo siguen leyendo, sus terapias y meditaciones gozan de mucha aceptación, hasta se ofrecen paquetes vía web (como muestra la siguiente captura de pantalla).

wildwildcountry2

La filosofía de Osho aún cuenta con muchos seguidores en el mundo

En búsqueda de internacionalizarse, en los años 70 la comunidad que Osho (llamada ashram) tenía en Pune (en el norte de la India) recibía un número cada vez mayor de seguidores (conocidos como sanniasins), muchos de ellos europeos y estadounidenses. Por ese motivo, Bhagwan Shree Rajneesh encargó a su secretaria (una lideresa en potencia) Ma Anand Sheela buscar un nuevo destino foráneo para su comuna. Mucho se habló del error de Sheela al optar por los Estados Unidos y no centrarse en otra zona de India, pero el Gurú había sufrido un atentado contra su vida, y se temían nuevos intentos de quitarle la vida.

El documental Wild Wild Country inicia en este punto, en la selección de un gigantesco y estéril rancho del poblado norteamericano Antelope (Condado de Wasco, Oregón). El choque cultural entre la agreste población de este sector de los Estados Unidos y los indios, además de muchos estadounidenses provenientes de las grandes metrópolis de EEUU (Nueva York, California, Washington DC) es una radiografía de la problemática que hoy se vive en el País del Tío Sam. Demasiado grande, demasiado diverso, con brechas educativas y sociales.

La intolerancia es bien denunciada por esta serie documental, pero lo genial de los hermanos Way es que no se quedan ahí, pues las reacciones provenientes de la ciudad de Rajnishpuram (en eso convirtieron el rancho) no fueron nada santas. Es en este punto donde es difícil discernir cuál posición es correcta. Pues, los pobladores intolerantes se sentían amenazados por lo desconocido, y los seguidores de Osho muchas veces no decían la verdad.

Por otro lado, Wild Wild Country nos expone el proyecto de Rajnishpuram como lo que fue, una idílica ciudad de meditación y auto sostenimiento (totalmente antiamericano, aunque muchos estadounidenses se dejan seducir por la filosofía india). La guerra desatada posteriormente saca lo peor de todos, desde ataques bioterroristas, hasta manipulaciones judiciales, el atropello de las autoridades, los hombres de paz armados hasta los dientes, los campiranos acechando y fisgoneando a sus “incomodos nuevos vecinos”. La cara más fea de un Estados Unidos, que aún hoy (pasados cuarenta años de estos sucesos) terminan comportándose a la usanza del Salvaje Oeste.

Wild Wild Country vale la pena verse y discutir lo que ves. Esos problemas no están tan alejados de la actualidad estadounidense. Pero, tampoco es realmente ajena al Perú y a otros países de un mundo que sigue polarizando a su población. Se imaginan colocar al lado de la Catedral de Lima a un templo de gran envergadura de una religión distinta, ya sabemos que Cardenal saldría a los medios a despotricar.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Derechos Humanos, Religión, Series de TVEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: