Anuncios

Repercusiones por el asesinato del niño Gabriel Cruz: El caso que conmociona a España


Siempre se dice, y con razón, que “las leyes no deben tener nombre propio”. Pero, también, se trata de una afirmación que en la práctica no es respetada. Las leyes muchas veces se dan a causa de una coyuntura, el terrorismo nacional (escribo desde el Perú) e internacional han suscitado normas legales para poder tratar con este flagelo. Incluso, las leyes laborales responden a atropellos que se ven reflejados en masacres, atropellos e injusticias que conmovieron a la población y la opinión pública. Algo tan complejo como el reconocimiento como nación de Israel no se hubiera dado sin el precedente del genocidio contra el pueblo judío por los nazis.

gabrielcruz1

Gabriel Cruz y su asesina, la madrastra Ana Julia Quezada

Por ello, pensar que el asesinato del niño de ocho años Gabriel Cruz pueda dejar precedentes legales contra las penas carcelarias, o hasta una reclamada pena de muerte, no es quimérico. Puede suceder, España se ha conmovido masivamente como sí se tratará de un ataque terrorista (que han tenido varios y sonados) o la Independencia de Cataluña. ¿Qué tan fuerte es esta conmoción social por el infanticidio del pequeño Gabriel? Eso es algo que sólo el tiempo puede dictar.

Ya hay algunas aristas a analizar, sobretodo después de haberse conocido la identidad de la perpetradora del crimen, la madrastra Ana Julia Quezada. Para esta mujer, de origen dominicano, se está discutiendo el castigo. Algo que coincide con el debate sobre la Prisión Permanente, se hablaba de derogación, pero hoy la necesidad de aliviar el furor ciudadano por este asesinato podría derivar en todo lo contrario, asegurando cadena perpetua para Quezada. Difícilmente se adoptaría una figura como la pena de muerte, pero sí se podría dar lo anterior.

Asimismo, y frente al caso de muerte accidental de la propia hija de Ana Julia Quezada, que cayó de desde una ventana en Burgos, hace 22 años. Ahora se pide reabrir la investigación, algo que puede traer dudas sobre la eficacia de las autoridades, pero que también podría ampliar la búsqueda de nuevos delitos de la acusada. Pero, ¿Es necesariamente asesina también de su hija? Han pasado más de dos décadas, y esa muerte de ser un accidente podría ser un acicate para haber actuado como actuó con Gabrielito.

No se debería derivar en acusaciones racistas, ni forzar reacciones contra la inmigración. Quezada vive desde hace mucho en España, es más una española que una dominicana. El color de su piel tampoco tiene nada que ver con el crimen. Pero, está claro que es la oportunidad de ciertos grupos extremistas para avivar su discurso de odio. Aunque la propia madre de Gabriel haya tenido la entereza de pedir “no se extienda la rabia, que no se hable de esta mujer más y que queden las buenas personas”.

Es complicado que mientras tengamos en la retina la carita sonriente de Gabriel Cruz, no exista la tentación de querer más y más justicia. Lo malo son los políticos que abusan de una situación tan trágica para alimentar sus fines represivos y fascistas. Cuidado que el extremismo hace rato que gana ventaja en Europa.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:CoyunturaEtiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: