Anuncios

Crímenes de Hollywood: Marilyn Monroe, Sharon Tate y John Lennon, asesinatos que remecieron al mundo


Cuando un asesinato trasciende de las páginas policiales y se interna en el imaginario de la población de un país tan amplio como los Estados Unidos, cuando se vuelve una noticia mundial, se puede decir que marcó una época. Ello suele suceder con los homicidios de “famosos”, pero difícilmente al grado de los de Marilyn Monroe, Sharon Tate y John Lennon. Los años 60, 70 y 80 supusieron el final de la inocencia en los EEUU, y en buena parte del planeta debido a estas muertes.

muertemarilynmonroe

Marilyn Monroe muerta

Cinco de agosto de 1962, el cuerpo sin vida de Norma Jaene Baker era hallado en la habitación principal de su residencia de Brentwood (California). Hasta ahí, para muchos lectores del 2018 puede no parecer importante, pero el nombre artístico de Norma era Marilyn Monroe. La “bomba rubia” que revolucionó la industria cinematográfica, dueña de las pasiones de muchísimos mortales e icono de la sexualidad y sensualidad. Su muerte se ha pretendido hacer pasar como el resultado de una ingesta de barbitúricos, pero el forense no halló rastros de ellos en su organismo. ¿Por qué no se investigó más la causa del fallecimiento de la actriz de La Comezón del Séptimo Año (The Seven Year Itch/1955)?

El motivo es que el principal sospechoso del crimen no era otro que Robert Kennedy (ex Fiscal General de los EEUU y en ese momento Senador de Nueva York, claro además de hermano del Presidente John F. Kennedy). Pero, Bobby sería el autor intelectual, el siquiatra de Marilyn Monroe Ralph Greenson el autor material. El terapeuta de la actriz, conocido además como “psicoanalista de Hollywood” por su lista de pacientes famosos (Tony Curtis, Frank Sinatra o Vivien Leigh) le habría administrado una inyección letal a la rubia. El móvil, la intención de Monroe de contar sus historias de alcobas con el Presidente Kennedy y el propio Robert. La hipótesis se mantiene, aunque otros vean más digerible la historia de los barbitúricos (alegan que fueron tantos los suministrados, durante meses, a la artista que tuvieron un efecto retardado y mortal). Lo cierto es que Bobby Kennedy fue asesinado en 1968, antes en 1963 mataron al Presidente Kennedy y el propio Greenson murió en 1979. Igual, nadie piensa decir nada del final de Marilyn.

sharontateescenademuerte

Terrible escena del feminicidio de Sharon Tate

Nueve de agosto de 1969, la escena más sangrienta relacionada a Hollywood no es una ficción de película, sino la de la casa de Cielo Drive. La revista Life impactó con fotografías del terrible escenario. La secta conocida como La Familia de Charles Manson (no estuvo presente el líder que murió en prisión en 2017, pero es considerado el autor intelectual de este crimen) asesinó a la actriz Sharon Tate (considerada la mujer más bella de su generación, e indudablemente de cualquiera) y tres amigos (además de un cuarto no relacionado). Tate fue apuñalada 16 veces, matándola y a su hijo nonato de ocho meses y medio de gestación. Ella era además la esposa del cineasta Roman Polanski (un genio del sétimo arte y cuya mejor era fue justamente en esos años con El Bebé de Rosemary, Un Cuchillo en el Agua o El Baile de los Vampiros).

Era la pareja de moda de Hollywood y a pesar de que el embarazo no fue planeado (Polanski, un sobreviviente judío del Holocausto Nazi no era muy entusiasta en traer hijos a un mundo tan violento), el director de cine se había entusiasmado con la idea de ser padre y pugnaba por terminar un rodaje en Europa. Sharon Tate pasaba sus últimos días de gestación en la antigua casa del productor musical Terry Melcher y la actriz Candice Bergen (hasta ahora recordada entre otras cosas por ser la protagonista de Murphy Brown). Manson quería ser músico, y Melcher le había ofrecido un disco para sacárselo de encima, pero era de calidad muy mediocre. El objetivo no era Tate ni Polanski, sino Melcher y Bergen. Igual, el crimen cruento como pocos cambió la idea de seguridad de los norteamericanos, el escritor y experto en estos temas Dominick Dunne (quién luego sufriría el asesinato de su propia hija, actriz de la cinta Poltergeist) describió el sentimiento de los estadounidenses tras el crimen de Sharon: “La oleada de pánico que atravesó la ciudad era superior a nada de lo que había visto antes. La gente estaba convencida de que la comunidad de ricos y famosos estaba en peligro. A los niños se les sacó de la ciudad. Se alquiló seguridad. Steve McQueen se llevó un arma cuando acudió al funeral de Jay Sebring”.

johnlennonmuerte

La noticia del asesinato de John Lennon

Ocho de diciembre de 1980, muchas veces se les reclama a las estrellas tener un trato menos distante con sus fanáticos y la gente que se les acerca, pocos lo harían si revisaran constantemente esta fecha: el asesinato de John Lennon. El ex Beatle vivía su mejor etapa desde que se separó de su banda y se hizo solista. El homicida, Mark David Chapman era un empleado de hospital de Honolulu que viajó a Nueva York con el propósito de victimar al popular cantante y compositor. Pocos recuerdan que horas antes del homicidio Chapman y Lennon tuvieron un cordial encuentro, donde el creador de Imagine coautor de la mayoría de los éxitos de The Beatles firmó una copia de Double Fantasy para su futuro asesino, e incluso le preguntó: “¿Es todo lo que quieres?” No, él quería arrebatarnos a un grande y lo consiguió horas después.

Tras ese cruce, Jonh Lennon y su esposa Yoko Ono pasaron por una ajetreada agenda y tras trabajar horas en la edición de Walking on the Ice, al pasar las diez de la noche regresaron a su casa: el Edificio Dakota. Pudieron acceder al patio del rascacielos, pero a Lennon le encantaba cumplir con su público, así que decidió ir con Yoko por la entrada principal. Chapman le disparó cinco balazos, acertó cuatro y uno de ellos perforó la aorta del músico. Las hipótesis que echan la culpa a la separación de The Beatles como móvil del homicida no son sólidas, el asesino no buscó matar a Ono sino a John. Hasta el día de hoy, Yoko es la más firme de las opositoras de otorgarle la libertad bajo palabra al hombre que mató a su esposo. Por lo que muchos presumen que, a sus 62 años, no volverá a ver la libertad. Sean Lennon tampoco volvió a ver a su padre después de la mañana de ese día de diciembre y tenía seis años.

Así cerramos esta segunda entrega de nuestro especial bimestral, dedicado en esta ocasión a los Crímenes de Hollywood. Que como vemos tienen un efecto social mucho más potente que los crímenes contra anónimos. Efectos de la popularidad de las víctimas, que nos recuerda que un final trágico no es ajeno a nadie. Debemos ser precavidos, aún más en un mundo donde la violencia se ha vuelto tan común y tan corriente.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Crímenes de Hollywood, Kennedy, Música, Películas, PersonajesEtiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: