Anuncios

¿Por qué es tan criticable la defensa de Catherine Deneuve a “piropos machistas y malcriados”?


Muchos hombres defendemos, aplaudimos y hasta nos sumamos a la difusión del colectivo o movimiento virtual denominado #MeToo o el más gráfico #balancetonporc (denuncia a tu cerdo). Lo hacemos porque es justo, ético y, sobretodo, necesario. Lo hacemos también en defensa del género masculino que no queremos ser confundidos con esos neandertales que expresan su admiración a las mujeres con comentarios inapropiados, o desubicados. Peor aún, los que usan sus manos y, hasta caen en crímenes sexuales. Pero, sorprende que un grupo de artistas francesas, lideradas por la conocida actriz Catherine Deneuve defiendan estas posturas machistas.

oprahwinfrey

(Foto/Leyenda: Oprah Winfrey en los Globos de Oro dice “ya basta al acoso sexual”)

Todo inició en la entrega de los Globos de Oro (de este último domingo 7 de enero), donde actrices de diferentes países (destacando las estadounidenses) decidieron vestirse de negro, y pronunciarse contra el acoso sexual en todas sus manifestaciones (que van desde el simple piropo impertinente, hasta el abuso sexual y en varias ocasiones el feminicidio). Con sentidas palabras, como las de Oprah Winfrey, la mujer anónima del mundo se ha sentido con las fuerzas de denunciar agresiones verbales y físicas que guardaban tras un “muro de silencio”.

Unas cuatro actrices francesas desentonaron vistiendo trajes coloridos. Hasta ahí, uno tiende a respetar la libertad de albedrio de cada quien. Incluso deslizaron argumentos como no estar al tanto, o ya tener preparado el vestido con antelación. Pero, de vuelta en Francia, la mascarada se cayó. Una tribuna del diario francés Le Monde, firmada por Catherine Deneuve y cien artistas más exponen sus particulares defensas a aquellos que han sido sancionados por “haber tocado una rodilla, intentado dar un beso, hablado de cosas intimas en una cena profesional o enviado mensajes con connotaciones sexuales a una mujer que no sentía una atracción recíproca (cita textual del pronunciamiento francés)”.

Al parecer estas conductas invasivas le parecen “perfectas” a Deneuve y compañía. Pero, hay miles de mujeres, y también hombres, que lo vemos como una acción de merecida sanción y repudio. He escuchado la defensa del “famoso halago”, yo me pregunto qué sentiría el “don Juan de escritorio” si fuera su esposa o novia, o quizás su propia madre la que sufriera una tocadita de rodilla o pellizco. Más aún, ¿qué sentiría si su jefe fuera gay y a la hora de alabar su desempeño laboral le apriete el trasero? Porque así se sienten las mujeres, invadidas, maltratadas, asqueadas.

Alguna vez también oí que decirle a una “mujer que es bella y buena trabajadora no tiene nada de malo”, pero en el ámbito laboral motiva una pregunta: y, si no fuera agraciada, ¿sería mala empleada?. Eso, estratégicamente, crea desunión en el trabajo, envidia, maledicencias y, peor aún, se recrea un ambiente propicio para el acoso sexual más subido de tono, para la violencia. Por eso se implementan severas medidas de control, por el respeto a todos, a un centro de labores uno va a trabajar, no a estarle mirando las piernas a la compañera o compañero.

(Video/Leyenda: Trailer de Elle, película sobre una violación interpretada por la francesa Isabelle Huppert)

Me resulta, además, curiosa la posición de Catherine Deneuve y sus paisanas. Hace un año, la mejor actriz francesa de la actualidad, Isabelle Huppert se ganó justamente un Globo de Oro por su performance de una mujer que era brutalmente golpeada y violada por un hombre, con quién tenía juegos de seducción consensuados (pero sin la violencia extrema del acto en cuestión). El filme Elle (del cineasta holandés Paul Verhoeven) era especialmente contundente en un tema tan importante como este. Deneuve y Huppert son cercanas, me gustaría saber la opinión de esta última sobre la actitud de la diva.

Es un debate abierto el actual sobre el machismo, los ataques sexuales y el acoso. Eso genera diversos puntos de vista y posiciones. Por ejemplo, yo no defiendo el veto ni al desnudo masculino o femenino, tampoco creo que el boicot al cineasta Roman Polanski sea correcto (en esa situación hubo un enredado caso de falsa identificación, una adolescente que se hizo pasar por mayor de edad y un exceso de drogas motivado por el homicidio de la mujer de Polanski-un tema largo de comentar), ya se pidieron disculpas, fueron aceptadas y es un tipo de acoso a la víctima seguir poniendo en portada un caso de los años 60.

Lo de Catherine Deneuve me parece, finalmente, una triste y prehistórica postura, pero finalmente suya y se respeta su libertad de opinión. Eso sí, es tan insostenible y ridícula que hoy sujetos conocidos mundialmente por sus mañoserías como el polémico ex Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi celebran la posición de Deneuve y sus cofirmantes. Seguro, también, ha sumado admiración a Harvey Weinstein (productor de cine con múltiples acusaciones de violaciones sexuales y acoso) y de Bill Cosby (el famoso cómico televisivo que ultrajó a más de 50 mujeres). ¿Quién dice que Catherine no tiene adeptos?

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Coyuntura, Derechos Humanos, PelículasEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: