Anuncios

Indulto a Alberto Fujimori: Un precio demasiado caro por la gobernabilidad


Resulta curioso que Pedro Pablo Kuczynski haya indultado a Alberto Fujimori en un momento en que ni Peruanos por el Kambio (partido oficialista de PPK), ni la mayoría de Fuerza Popular saben si celebrar o regañar. Debe ser un indulto sumamente impopular. Por lo menos lo es para los peruanos, que como este periodista de opinión, aspiramos a poner al Perú en la vanguardia de la defensa de los Derechos Humanos, y como la cara opuesta a los gobiernos dictatoriales, y dígase bien claro: que han dejado a muchos muertos inocentes en el camino.

El tuit del congresista oficialista Alberto De Belaunde (un legislador que asumo es “correcto y bienintencionado”) me sorprende. “Lamenta la decisión tomada y adelanta su renuncia a Peruanos por el Kambio (que haría efectiva tras la Navidad)”, pero nunca fue un secreto que Pedro Pablo Kuczynski tuviera en agenda indultar a Alberto Fujimori. Como Presidente Electo lo dijo, que de solicitarse el indulto humanitario no tendría problemas en avalarlo (aunque en campaña habló de dación de prisión domiciliaria). Es más, también lo subrayó como candidato. Aquí sí no se le puede acusar de mentiroso.

Tampoco los apristas como Mauricio Mulder deberían tener mucho que alegar, Alan García Pérez fue enfático al legarle esta responsabilidad a sus sucesores en Palacio de Gobierno (recomendando el indulto). Y, lo que es peor, Fuerza Popular no tiene derecho a protesta, pues han pedido el indulto desde siempre. Claro que molesta la forma, es una maniobra política chapucera y obvia. Pero, lo que más molesta es el indignante trato a las víctimas del gobierno fujimorista, quienes simplemente son meros espectadores de una flagrante injusticia.

Vamos, hablar de la salud de Alberto Fujimori (convenientemente internado en las últimas horas) no conlleva necesariamente a un indulto. En primer lugar, porque ese privilegio rara vez le llega a reos humildes que ven pasar sus últimos años no en celdas de lujo, sino en las condiciones más inhumanas posibles. En segundo lugar, porque las víctimas del terrorismo de estado murieron torturadas y asesinadas en el interior del país, mientras Fujimori gozaba de muchísimos privilegios en prisión. Y, finalmente, se hubiera podido implementar una prisión domiciliaria (estilo Pinochet), en casa, pero prisión al cabo. Esa era la figura planteada inicialmente por el gobierno actual, cambiada ahora (en evidentemente comodidad con la coyuntura post intento de vacancia), incluso con un estado de gracia que impide nuevos procesos judiciales.

En el cerebro y el ego de Pedro Pablo Kuczynski seguramente aparecerán excusas como “lo he hecho para mantener la gobernabilidad”, o “igual le iba a dar el indulto (de esto estoy convencido), ahora me salvó de la vacancia”. Cree estar viendo el bosque en vez del árbol, pero hay un bosque más grande aún. El gobierno de PPK pasará, pero lo que no va a pasar es el vergonzoso hecho de que el Perú liberó a un hombre que atropelló los derechos humanos, que le robó al país, que nos traicionó. Eso se queda, eso va a los libros de historia, y como van las cosas es probablemente por lo único que el gobierno de Kuczynski va a pasar a la historia.

Adjuntar a todo este cúmulo de situaciones sucesivas la sospecha es algo que nadie va a dejar de hacer. Primero se impide la vacancia por intercesión de Kenyi Fujimori y nueve legisladores más de Fuerza Popular (hasta se supo que fue a pedido del propio Alberto Fujimori). Luego se le interna a Fujimori en cuidados intensivos (permítanme ser incrédulo, pero no calzan conmigo tales casualidades) y finalmente se les permite a los Humala pasar la Navidad con sus hijos. Todas piezas de una misma y evidente estructura: el indulto a Alberto Fujimori.

Yo le recomendaría a Pedro Pablo Kuczynski no saludar a los peruanos por Navidad en sus redes sociales. Desear una ¡Feliz Navidad! después de esta decisión suena a burla. Y, cierro esta columna, con una pregunta para aligerar el ánimo: ¿Cómo hubiera hecho Keiko Fujimori para cenar en familia si su papá no estuviera hospitalizado? ¿De la manito con Kenyi?

Yo no soy Kuczynski así que sí deseo una ¡Feliz Navidad!

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Coyuntura, Derechos Humanos, PolíticaEtiquetas: , , , , ,

2 comments

  1. Como peruana estoy contenta del la libertà De Fujimori. Si es verdad tuvo errores però tb tuvo virtudes.!! Basta de odio e rencor ok! Libertàd para uno che nos ayudo a salir de la crisis!! Un abrazo virtuale a Fujimori.!! Gracias Kuczynski!!

    Me gusta

    • Público tu comentario como muestra de libertad de expresión en este blog. Sin embargo, no comparto tus ideas. No sé trata ni de odio, ni de rencor sino de Justicia, justicia frente a un hombre con actos de corrupción y atropellos y asesinatos, violaciones claras y conocidas a los Derechos Humanos. Es fácil “pasar por alto” cuando esas muertes no te tocaron ni te afectaron. Un saludo. Tú comentario fue publicado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: