Anuncios

Blade Runner 2049 (Comentario): Ni pretenciosa, ni aburrida, tampoco obra de arte


Blade Runner 2049 puede confundir a muchos espectadores que no han visto la película original, considerada una joya de la cinematografía universal: Blade Runner (dirigida por Ridley Scott en 1982). Y, la confusión se genera por pertenecer a un género tan popular como la ciencia ficción, que en la actualidad se caracteriza por lanzar filmes de gran cantidad de efectos especiales vinculados más a acciones explosivas y peleas, que a reflexiones sobre la naturaleza de la inteligencia artificial.

Sin embargo, el hipotético (y para muchos, ya palpable) papel de la tecnología robótica y androides en nuestra sociedad era el tema de Blade Runner en los años 80, basada en parte en el relato de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?. Pero, con el realizador Denis Villeneuve y el productor Ridley Scott (director del filme original de 1982) era claro que iban a seguir la línea argumental y reflexiva de una cinta que es ya catalogada como una joya del cine. Los fanáticos de Blade Runner no querían un Terminator.

Entonces, con Blade Runner 2049 tenemos una película que retoma el rol de los androides, conocidos en esta saga como replicantes. desde una perspectiva aún más audaz que la inicial. Se responden interrogantes, sobre la relación entre Rick Deckard (magnifico Harrison Ford) y la robot Rachel (Sean Young, que aparece pero en su versión computarizada-apropiada para esta secuela). Lo que se extraña es el ambiente noir del filme de 1982, esta vez se ve un mundo más similar al de modernas metrópolis como Nueva York o Tokio.

Los que acusan a Blade Runner 2049 de pretenciosa o aburrida es porque esperan más acción y menos diálogo o reflexión. Lo mismo le sucedió a Villeneuve con su anterior realización The Arrival (La Llegada, nominada al más reciente Oscar). A este columnista de opinión le parece importante que la ciencia ficción no se limite a filmes como Transformers o The Avengers, hay campo para trabajos más elaborados en argumentos, hay público para todo.

¿Las dos horas y media de duración son estrictamente necesarias para contar la historia de Blade Runner 2049?: sí y no. Se puede considerar como un gran marco teórico para entender los cambios suscitados desde el 2019 (año en que transcurrían los sucesos de Blade Runner) con el 2049 (fecha de esta nueva trama). Hay cambios de poder, apagones tecnológicos, nuevos replicantes y otros viejos (dejados de lado) que no se limitan a explicaciones comprimidas en el mensaje o prólogo del inicio. Se opta por mostrar las consecuencias de estos fenómenos en los personajes. No obstante, sí se podía reducir el guión y no mostrar todas las innovaciones futurísticas.

¿Qué se puede decir, justamente, de los personajes? El reparto es de lujo, y bien aprovechado. No se trata de numerosas escenas de cada intérprete, pero sí de buenas apariciones. Robin Wright y Jared Leto demuestran su talento en papeles claves, uno podía esperar más metraje de la actriz de House of Cards o del nuevo Joker, pero no se puede negar que lo hicieron bien. Lo mismo se puede decir de Dave Bautista (Guardianes de la Galaxia), su brutal intervención es mejor que mucho de lo que ha mostrado en 007 Spectre o el remake de Kickboxer.

Sin duda, las palmas se las llevan las performances de Ryan Gosling, como el protagonista de Blade Runner 2049, y de las talentosas y bellas Ana de Armas (la fantasía artificial del personaje de Gosling) y Sylvia Hoeks (como la combativa villana/androide Luv). Pero, la pleitesía sólo se la podemos brindar a Harrison Ford, que retoma otro de sus personajes clásicos. Con Deckard logra un efecto diferente al veterano Han Solo (del Episodio VII de Star Wars), que se basa en las diferencias de ambas propuestas de ciencia ficción.

En suma, el consejo de este periodista, si quieres ver buen cine y no tanta espectacularidad típica del género (en los últimos años), no te pierdas Blade Runner 2049. Encontrarás argumento, buenas actuaciones, breves pero intensas escenas de acción, y hasta una suerte de filosofía robótica. No sería de extrañar que esta secuela fuera nominada a premios como el Globo de Oro o el Oscar, y no únicamente en efectos especiales. Mírela y juzgue usted mismo, amigo lector.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:PelículasEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: