Anuncios

Alianza Lima ganó 2 a 1 al Sporting Cristal: Con tres buenos goles


Alianza Lima se llevó el partido de la quinta fecha del Torneo Clausura, contra el Sporting Cristal, se mantiene respirándole en la nuca a Real Garcilaso (13 unidades) y empata a 12 puntos con UTC de Cajamarca, mientras que Cristal se posterga con un puntaje de cinco. El cotejo, disputado en el Alejandro Villanueva, mostró goles buenos, de distintos estilos, y con expulsiones que fueron “provocadas” pero no pueden omitirse las agresiones. El reglamento exige rojas, y Luis Garay le perdonó la vida a un Carlos Lobatón que en circunstancias normales también se habría ido a las duchas.

¿Pablo Zegarra planteó bien este partido contra los íntimos? Sobre el papel sí, atacaba con intensidad en el primer cuarto de hora. Pero, no llegaba al arco de Leao Butrón, que retornó a la titularidad (junto a Miguel Araujo) a pedido del DT de Perú Ricardo Gareca. Sin embargo, el golazo de Alejandro Hohberg-a los 10 minutos- desde fuera del área demolió el trajín de Sporting Cristal. La falta de reacción del portero cervecero Mauricio Viana, que sólo hizo vistas, era la síntesis del colectivo de los celestes. Un gol que fue un baldazo de agua fría para los visitantes.

El resto del primer tiempo se forcejeó en el mediocampo, y ya se empezaba a ver a los jugadores de Cristal exaltados, golpeando a los aliancistas e intentando presionar al árbitro Luis Garay. Una lectura que continuaría en el segundo tiempo, Rinaldo Cruzado se puso al frente de Edinson Chávez y el lateral celeste le estampó el balón en la cara. Irresponsable agresión, que el reglamento y Garay castigaron como expulsión. Zegarra nunca atinó a reordenar el sistema, con Jorge Cazulo multiplicando sus funciones a pesar de su claramente medrado físico.

Pablo Bengoechea tenía en sus filas a un Luis Ramírez que no sólo es pródigo en la recuperación de pelotas, sino que además se coronó con un gol exquisito, un toque ligero a un rincón del pórtico rímense terminó en el segundo tanto aliancista. La habilitación fue un pase de gran factura del uruguayo Luis Aguiar. Era el dos a cero, que se asomaba como sentencia inapelable a los 24 minutos. Con 10 hombres, parecía que la suerte estaba echada.

Pero, el gol de Irven Ávila pudo haber sido algo más que un mero descuento, lo malo fue su reacción contra Miguel Araujo que le impedía correr con la pelota al estar tirado en el gramado. Se puede interpretar esta agresión, se puede decir que el golpe no fue contundente. Sin embargo, el reglamento es claro, agresión (grande o chiquita) es roja. No se puede tapar la irresponsabilidad. Ni siquiera con ese “sombrero” que Ávila le pintó a un arquero de gran categoría como Leao Butrón.

La desesperación fue la tónica de los cerveceros con un comando técnico desaforado, un Carlos Lobatón que, pese a la habilitación para el tanto de Ávila, mucho más no hizo en la cancha de Matute. Frustración y vociferaciones en la cara del árbitro, que, según reglas, pudo terminar con varias amonestaciones y alguna roja más para el Sporting Cristal. Las cosas están complicadas para el cuadro bajopontino, postergado en la tabla de posiciones, y con bastante irregularidad en su juego. Si Pablo Zegarra cree que el remedio pasa por criticar a los rivales y árbitros, uno empieza a entender porqué los celestes no levantan.

Manuel Salazar Foto: Libero 

Anuncios
Categorías:Coyuntura, FútbolEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: