Anuncios

Grease, Flashdance, Dirty Dancing y otras películas de baile


Bailar es una expresión humana de alcance universal, casi cada cultura del mundo tiene alguna manifestación vinculada a la danza, ya sea individual, a dueto, grupal o tribal. Por ello, no es de extrañar que las películas de baile tengan semejante éxito, en esta nota de recuento pasamos lista a las más inolvidables. Todas marcaron una época o tuvieron una escena que permanece en la retina del espectador y es el ancla de referencia a dicha producción.

Lo primero que debemos aclarar en este recuento es que no se incluyen meramente musicales, por eso extraordinarias cintas como Moulin Rouge o Fama no las adjuntamos, pues es más lo que se canta que lo que se baila. La idea es recordar películas que legaron escenas donde el protagonista bailaba y nos invitaba a soñar que éramos parte de la toma. ¿A quién le gustaría estar bajo una lluvia copiosa? Pues a cualquier admirador de Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia (Singin’ in the Rain-1952).

Es un clásico del cine, donde un Don Lockwood (Gene Kelly) baila y canta bajó un chubasco protegido apenas por un paraguas. Pocos saben que Kelly utilizó su prerrogativa de estrella y codirector de la cinta para exigir rodar la escena a pesar de tener una fiebre de 40 grados. Claro que la lluvia no era natural sino una solución salina mezclada con leche. Se trata de una imagen que hemos visto, consciente e inconscientemente miles de veces.

Tony Manero salió de juerga sabatina en la discoteca neoyorquina Odisea 2001. Un momento crucial para los cinéfilos del mundo, el inicio del alucinante baile que sacudió a la generación de los setenta. Hablo, por supuesto, de Fiebre de sábado por la noche (Saturday Night Fever-1977), siempre que oigamos Stayin’ Alive o Night Fever de los Bee Gees querremos transformarnos en John Travolta y ser un icono de la música disco. El mismo Travolta volvería a atacar esta vez como Danny Zuko en Grease (conocida como Vaselina en muchos países hispanoparlantes-1978).

Danny retomaba su romántico amor de verano con la inocente Sandy Olsson (Olivia Newton-John), esta vez en época escolar. Lo malo es que el personaje de John Travolta era un rebelde, que alejado de sus amigos se pintó como un perfecto caballero con la cándida rubia. Geniales escenas de baile y canto, ambientados en los revoltosos años 50, nos dejan otra entrañable película. Durante muchos años se imponían en las salas de baile temas como We Go Together, Born to Hand Jive o Summer Nights.

Una soldadora que soñaba con ingresar a un exigente instituto de baile, mientras se recursea bailando en un cabaret. Se trata de Alex Owens (una poderosa Jennifer Beals en la mítica Flashdance de 1983). Beals encanta al danzar al ritmo de Maniac, What a Feeling o Romeo. Levanta instintos salvajes al dejar caer un balde de agua sobre su cuerpo ligero de ropa. Nos enamora con temas como Lady, Lady, Lady. En suma, una cinta que vale más que todo por sus escenas musicales y de baile. Tuvo una versión masculina, en el Footloose de 1984 (esta vez con Kevin Bacon, en una película con mayor argumento y menos danza).

A Flashdance y Footloose le siguieron varias cintas de baile como las urbanistas Breakdance (1984), Beat Street (del mismo 84) o la francesa Salsa (1988) que inmortalizó el tema Margarita de los Wilkins (en este filme también aparece la canción Cali Pachanguero del colombianísimo Grupo Niche). Tampoco podemos dejar de nombrar a la mixtura de ballet y tap Sol de medianoche (White Nights-1985) con la formidable presencia estelar del ruso Mijaíl Barýshnikov.

De esta manera llegamos al recordado Patrick Swayze y Jennifer Grey en Dirty Dancing (1987). El famoso y erótico baile del dúo protagónico hoy resulta hasta inocente frente al lubrico “perreo” pero en los 80 causó remilgos por montón. Lo más saltante para el espectador fue comprobar que un “duro” como Swayze podía bailar y hacerlo bien. La banda sonora también resulta inolvidable con temas como (I’ve Had) The Time of My Life o la romántica She’s Like the Wind (cantada por el mismo Patrick).

Al Pacino bailando tango, para muchos amigos argentinos se trata de un mal intento del soberbio actor, para ojos menos exigentes y expertos en la danza de Carlos Gardel lo tenemos como lo mejorcito de la excelente cinta Perfume de mujer (Scent of a Woman-1992). En todo caso, Pacino tenía la excusa que su personaje, el teniente coronel Frank Slade, era ciego. Su compañera de baile fue la nívea Gabrielle Anwar.

Para cerrar este recuento, y sólo como mención a las generaciones más actuales, me es complicado buscar una danza fílmica que valga la pena incluir, pues añadiremos el Hoedown Throedown de Hannah Montana. A mis lectores, a partir de este momento pueden empezar a despotricar contra mí, pero me resultan divertido esa recreación country y también la díscola Miley Cyrus.

Manuel Salazar

 

Anuncios
Categorías:Música, PelículasEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: