Anuncios

DC versus Marvel: El fallido crossover masivo de ambas editoriales


Desde que escribo columnas y reseñas sobre súper héroes me percaté que en redes sociales existe un encendido debate entre los fanáticos de DC Comics y Marvel Comics, y este crossover de 1996 no dejaba de venirme a la mente. DC versus Marvel fue un especial centrado en cuatro números donde los principales justicieros de ambas editoriales se enfrentaban para ver cuál universo (el de DC o el de Marvel) sobrevivía en un choque cósmico. Asimismo, se lanzaron dos miniseries adyacentes: All-Access y Unlimited Access.

dcversusmarvel1

Desde ya es importante subrayar que el resultado fue fallido, siendo a lo más un éxito pasajero de ventas y una anécdota de ingrata recordación. Pero, cómo obviar un capitulo tan evidente de la mitología de ambas editoriales. Sobre el papel, se trataba de un proyecto varias veces postergado tanto por DC Comics como por Marvel Comics. En 1976 ambas editoras tranzaron en Superman versus Spider-Man y fue un éxito, así empezaron a darse otros ejemplos como el segundo round entre ambos justicieros de 1981, o Batman contra Hulk (también de 1981). En 1982 sucedió el primer cruce grupal Teen Titans versus los Hombres X.

Con esos antecedentes, exitosos en ventas, lanzar el DC versus Marvel no parecía “jalado de los pelos”. Y, quizás hubiera sido así, de tener primordialmente un buen guión detrás del crossover. Pero, en esta ocasión autores como Ron Marz y Peter David (guionista de Factor X y Young Justice) no estuvieron a la altura de los buenos dibujos de Dan Jurgens (uno de los mejores ilustradores de Superman) y Claudio Castellini. Por lo que se deduce que a pesar de ser una historia vaga y sin mayor esencia, el arte si es de primera.

dcversusmarvel2.jpg

Debido a eso, mi primera impresión de DC versus Marvel fue positiva. Mi hermano me regaló el compendio de los cuatro tomos principales en inglés (idioma que apenas malentiendo) y la parte gráfica me dejó boquiabierto. Años después leí toda la colección (incluso las miniseries ya mencionadas) en cómics virtuales en español, y pude comprobar que era una cara bonita, con mediocre contenido. Todo se iniciaba con el choque de dos universos motivado por una entidad cósmica y dos hermanos también estelares: uno de DC y otro de Marvel.

Tras un desorden inicial, quizás lo mejor del crossover, donde vemos a Spider-Man contra el Joker, a Batman defendiendo a Robin de los cuchillos de Bullseye (el villano de Daredevil), y a Clark Kent trabajando para el gruñón J. Jonah Jameson. Luego nos internamos en las batallas heroicas para definir que universo sobrevivirá. Lo primero que se debe señalar es que estas confrontaciones se decidieron por voto popular (similar a cuando los lectores decidieron el destino de Jason Todd en Batman: Una muerte en la familia). Lo segundo es el evidente machismo de los topes, hombres contra hombres y mujeres frente a mujeres. ¿Cómo si Wonder Woman no le pudiera plantar cara al Capitán América? ¿O Elektra no tuviera las habilidades para hacer pasar apuros a Batman? El único enfrentamiento mixto fue el de Robin con Júbilo de los X Men, claro que se trató más de un romance adolescente.

dcversusmarvel3

¿Ganadores y perdedores? Bueno, aquí los principales: Superman sometió al Increíble Hulk, Batman gana con astucia al Capitán América. Thor vence al Capitán Marvel aprovechando que se transformó en Billy Batson. Storm fue más que Wonder Woman (algo muy debatible), Spider- Man (en este caso Ben Reilly, el clon de Peter Parker) supera a Superboy (Connor Kent) y Wolverine acaba con el extraterrestre Lobo. La sensualidad graficó la justa entre Gatúbela y Elektra, ganando la ninja. Green Lantern (por esta época portaba el anillo de poder Kyle Rayner) termina haciendo migas con Silver Surfer. Y, claro, los enfrentamientos cantados: Flash es más rápido que Quicksilver, y Aquaman reclamó los siete mares ante un soberbio Namor.

En el último tomo las cosas se ponen surrealistas, los personajes se fusionan creando el universo amalgama. El Profesor X, el Doctor Strange y el Doctor Fate (o Doctor Destino de DC Comics) se hacen uno. De la misma forma tenemos una mixtura de Batman y Wolverine como Dark Claw, o Superman y el Capitán América en Súper Soldado. Todo llega a arreglarse en un plan conciliador y metafísico de último minuto, con el guardián de ambas realidades nombrado Access consiguiendo que olvidaran lo sucedido todos los protagonistas de este desarreglo. Ojala fuera así de sencillo olvidarlo para los lectores.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:CómicsEtiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: