Anuncios

The Beatles: La Beatlemanía, Brian Epstein y la aventura norteamericana


Los dueños de locales donde The Beatles se presentaban en Liverpool, el resto de Inglaterra o Alemania, recuerdan un curioso olor a amoniaco. El olor a esta sustancia se originaba por la limpieza de orines en el piso. Tal era el efecto de los cuatro jovencitos en sus fans que literalmente se orinaban de la emoción. Este podría ser el antecedente de lo que mundialmente se conoció como la Beatlemanía, el fenómeno masivo de fans que seguían y animaban religiosamente a sus ídolos humanos.

Antes de tanta excitación, The Beatles (en aquella época todavía con Pete Best en la batería), conocerían al hombre que los encausaría al éxito mundial: Brian Epstein (1934- 1967). Un disquero de Liverpool que llegó a ser conocido como el “quinto Beatle”. Dicen las leyendas, que Epstein (al que el nombre The Beatles le sonó “tonto”) fue al encuentro del cuarteto en el pub Cavern Club para preguntar dónde podría conseguir más ejemplares del álbum que habían grabado junto a Tony Sheridan en Alemania. Los clientes de Epstein le pedían dicho material.

beatles1

The Beatles junto a Brian Epstein en 1964

Esa circunstancia llevó a Epstein a quedarse prendado de John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Best en un ensayo de The Beatles. Ha habido muchos rumores de una relación homosexual entre Brian Epstein y Lennon, pero es algo que el autor de Imagine negó varias veces. Lo cierto es que el disquero se convirtió en manager de la banda más famosa de todos los tiempos, tras mucho esfuerzo cerró trato con la pequeña discográfica Parlophone (subsidiaria de la EMI), las otras más famosas no quisieron comprometerse en la aventura Beatle. Ese contrato llevó a The Beatles a dejar ir a Pete Best (que no convenció a los empresarios) y el “fichaje” de Ringo Starr.

Ya completos, The Beatles empezaron a dirigirse seriamente al dominio mundial y al de sus fans, originándose lo que hasta hoy se conoce como la Beatlemanía. Mucho tuvieron que ver los primeros singles como Please Pease Me o From Me to You, ideados para conectar con las chiquillas que vibraban al ritmo de la música. La imagen Beatle fue concebida por Epstein, es decir el atuendo de trajecitos y las rebeldes cabelleras con el peinado “casco”. Incluso la ya clásica despedida del público con la inclinación sincronizada. Todos elementos que se volvieron parte del imaginario de The Beatles.

Brian Epstein también orquestó la imagen publicitaria de John, Paul, George y Ringo. Por ello las chiquillas conocieron mucho antes los rostros de los jovenzuelos que su propia música, un fenómeno hoy muy común (en ejemplos como One Direction, Justin Bieber y tanto cantante de moda más) y que en esos tiempos no se vio ni con el célebre Rey del Rock and Roll Elvis Presley. De ahí se explica la presencia de cuatro mil fanáticas esperando a The Beatles a su llegada al recién inaugurado aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Por ello, la entrevista de los músicos británicos en The Ed Sullivan Show (9 de febrero de 1964) fue sintonizada por 74 millones de espectadores (la mitad de la población norteamericana de la época), un hito televisivo.

La Beatlemanía fue parte del éxito de The Beatles pero también de su desaparición de los escenarios. El “ruido” ocasionado por el clamor de las fanáticas causaba un severo disgusto en los cuatro músicos de Liverpool, que el propio John Lennon (quien no tenía pelos en la lengua) describió como “salvaje”. Por ello, la banda empezó a preferir las grabaciones en estudio que las presentaciones en vivo. Los dichos de Lennon también hicieron mella en la Beatlemanía, al darse a conocer la frase “somos más populares que Jesucristo”, la reacción de los padres de familia estadounidenses fue drástica. Tampoco ayudó que The Beatles se pronunciaran contra el racismo en los EEUU. Al parecer, los “gringos” los querían “calladitos”.

Si la Beatlemanía afectó a The Beatles, la inesperada muerte de Brian Epstein a los 32 años (en 1967) por exceso de barbitúricos, también fue determinante para el final de la banda. John Lennon describiría los tiempos que siguieron al deceso de Epstein con esta reveladora frase “luego de la muerte de Brian, colapsamos. Paul (McCartney) se hizo cargo y supuestamente nos dirigía, ¿Qué es dirigirnos cuando avanzábamos en círculo?”. Lo cierto es que tras el fallecimiento de su manager, muchas aves de rapiña cayeron sobre The Beatles, Epstein siempre los “protegió” financieramente, los demás se aprovecharon. La próxima semana hablaremos de la complicada relación entre Lennon y McCartney.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Beatles, MúsicaEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: