Anuncios

Annabelle 2: La creación sólo para pasar el rato (Comentario de cine)


En el género de las películas de miedo rara vez hay algo novedoso para ver, un filme que te rompa esquemas como los clásicos El exorcista, La profecía, o las primeras Viernes 13, Pesadilla en Elm Street o Halloween. A veces se goza de un filme que revive al cine de horror, como el eficaz thriller No respires del 2016. Con Annabelle 2: La creación no sucede eso. Es una apuesta cinematográfica sin mucho riesgo, que recurre a fórmulas ya usadas en la mayoría de franquicias de horror.

Primera costumbre de estas sagas, después de la primera película Annabelle (2014) que era un spin-off de El Conjuro (2013), se estrena ahora Annabelle 2: La creación. No se busca seguir contando la historia que, si quieren ceñirse a la realidad (la trama está basada en hechos reales), terminaba en este primer filme (aunque el final de esta es abierto). Annabelle 2 es una precuela de la primera cinta. Es decir, narra la fabricación del terrible juguete y cómo termina siendo el “conducto” para la posesión del espíritu aberrante de una niña muerta.

El otro espacio común de la cinematografía de terror en Annabelle 2: La creación es recurrir al espanto directo del espectador con sobresaltos de miedos, en atmosferas oscuras y claustrofóbicas. Una herramienta de este género fílmico que es casi inamovible, pero que puede llegar a ser explotado con originalidad como en los ejemplos citados en el primer párrafo de esta columna. Con esta nueva película de Annabelle la originalidad está “exorcizada”.

Llegado a este punto, es importante que el espectador se haga esta pregunta ¿Para qué vamos a ver una película de miedo? ¿Buscamos pasar simplemente un buen rato (como dice el título de esta columna)? Entonces, Annabelle 2: La creación te ofrece eso, una trama con personajes delineados, en un escenario típico bien ambientado en los Estados Unidos sesenteros. El eterno cuestionamiento sobre por qué surge el demonio en medio de un poblado inocente.

Asimismo, Annabelle 2: La creación te va dando retazos del misterioso horror que reside en la casa que convierten en orfanato (otro cliché de este género fílmico), como para ir reservando la resolución del clímax hasta que el público ya no aguante más la curiosidad. Sin embargo, a pesar de todo ello el metraje de esta película resulta un poco extenso (eso con  sólo 109 minutos), pudieron haber dado más antecedentes, y recurrir menos a la andanada de sucesos sangrientos del final, en todo caso saber ubicarlos mejor.

¿Actuaciones? No pienso caer en la maldad de decir que la mejor performance es la de la muñeca Annabelle. Habría que resaltar la interpretación de Talitha Bateman como Janice (la niña con discapacidad), es creíble y termina siendo la protagonista. El personaje del veterano actor Anthony LaPaglia (recordado por su rol en la serie de TV policial Without a Trace) debería ser misterioso y amargado, pero se percibe más como aburrido y desganado.

Nuestra recomendación, vaya al cine con bien bajas expectativas y a lo mejor termina “asustado”. Si puede ir en compañía de un ser amado y abrazable la pasará mejor, hay varias escenas que permitirán estar más cerca de la pareja. Termine de verla hasta el momento de los créditos, pues la conclusión ata con la primera cinta Annabelle (2014).

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:PelículasEtiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: