Anuncios

El Planeta de los Simios: Tropezón de Tim Burton y la nueva saga


A inicios del Siglo XXI, Hollywood había entrado en la moda de los remakes, surgían nuevas versiones de películas exitosas en décadas pasadas. Y, de esa manera, se decidieron por resucitar El Planeta de los Simios (Planet of the Apes, cuya saga de 1968 a 1973 era catalogada como un clásico, si no ha leído esta columna hágalo ahora), y el nombre que se asociaba a proyectos ambiciosos de ciencia ficción que buscaban ser “originales” era el del genial cineasta Tim Burton.

En esta columna no voy a discutir la genialidad de Tim Burton, sus filmes lo avalan sólo (basta ver Ed Wood, El gran pez o Batman regresa, por mencionar únicamente algunos), pero ese es el problema de los “genios”, no les puedes imponer fronteras a su enfoque. Y la perspectiva de Burton para El Planeta de los Simios (2001), francamente, resulta inentendible. Es una película que causa reacciones encendidas, pero prácticamente todas malas, desde la sorpresa desagradable, hasta el enojo y accesos de ira.

Veamos, en la mayoría del metraje es un remake bastante respetuoso de la cinta primeriza (claro, Mark Wahlberg no es Charlton Heston), pero llegado a los puntos culminantes la cosa se pone “peluda”. El chimpancé que llegaba al extraño planeta en pleno enfrentamiento entre simios y los humanos liderados por el astronauta Leo Davidson (Wahlberg), el regreso de este a su supuesto planeta natal y el monumento a Abraham Lincoln transformado en el simio Thade (Tim Roth). Parafraseando al popular Condorito: ¡Exigimos una explicación!

planetadelossimios5

Hasta el día de hoy podemos leer en distintos foros de la web las reacciones y preguntas alrededor de este final, y eso es quizás lo que Tim Burton quería dejarnos: incertidumbre. Abundar sobre las hipótesis me parece ocioso, pues ninguna tiene real asidero. Un viaje en el tiempo, una Tierra paralela, el paraíso de Cheeta (la mascota de Tarzán), un insulto del Ku Klux Klan a Abraham Lincoln por liberar a los esclavos, todas estas posturas son plausibles a la hora de querer entender a un Tim Burton que nunca ha querido dar explicaciones al respecto.

Por este fiasco, el público no sabía a qué atenerse cuando se anunció una nueva película sobre El Planeta de los Simios en 2011, ¿Se trataba de una secuela del filme de Burton de hacía diez años? ¿Valía la pena resucitar otra vez a los simios tras ese tropezón? Lo cierto, es que Planeta de los Simios: (R) evolución (muy simpática y libre interpretación del título Rise of the Planet of the Apes que realmente debe ser traducida como El origen de El Planeta de los Simios, tal como se le conoció en España) resultó una muy buena película.

Esta vez se desechó los viajes en el tiempo, optando por la ciencia y su muchas veces irresponsable intervención en la naturaleza que corrompió la mentalidad de los monos, en búsqueda de una cura al Alzheimer. Se trata de una fuerte crítica a la crueldad contra los animales, y recoge mucho de las últimas tres películas de la saga original de El Planeta de los Simios. Además tenemos al actor Andy Serkis (cuya movilidad le ha permitido ser el artista detrás de los movimientos digitales de varias criaturas de ciencia ficción como Gollum de El Señor de los Anillos y el Líder Supremo Snoke de los nuevos episodios de Star Wars) como César.

El enfrentamiento entre simios y humanos aumenta en intensidad en El Planeta de los Simios: Confrontación (2014- Dawn of the Planet of the Apes, traducida literalmente en España como El amanecer de El Planeta de los Simios), donde también se cuestiona la filosofía mona “Simio no mata a otro simio”, pues César debe enfrentarse a Koba (Toby Kebbel, el nuevo Doctor Doom de los 4 Fantásticos– 2015) un rol emulo de Aldo (de La batalla por el Planeta de los Simios, final de la saga original en 1973).

Ahora con El Planeta de los Simios: La guerra (War for the Planet of the Apes que se estrena este 3 de agosto en cines peruanos) se cerraría esta exitosa trilogía. Desde ya debemos mencionar que se trata de una saga que se puede ver y disfrutar independientemente de la original, que no le resta méritos al clásico, pues recuenta una historia esta vez más ligada a la tan criticable crueldad contra los animales y los cuestionables excesos científicos. Debo cerrar diciendo que estos simios no son una monada, van muy en serio.

Manuel Salazar

Anuncios
Categorías:Cómics, PelículasEtiquetas: , , , ,

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: