Anuncios

American Gods: Imprescindible adaptación de una novela gráfica (Serie de TV)


Se trata de la serie estandarte del sistema de streaming Amazon Prime (competencia de Netflix), y de la sensación del presente 2017 en la televisión: American Gods (Dioses americanos). Ocho episodios que mezclan una trama con estilo road movie (historia de carretera), con la composición onírica similar a la de Twin Peaks (que regresó por todo lo alto este año) y mucha acción.

No decae en ningún momento, es tan buena la puesta en escena y las actuaciones que se permiten diálogos amplios, relatos mitológicos (muy en la onda de la recordada El narrador de cuentos), hasta guiños a personajes de la iconografía popular como Lucille Ball (la protagonista de la comedia en los albores televisivos I Love Lucy), David Bowie como Ziggy Stardust y a la rubia Marilyn Monroe (todas interpretaciones de Gillian Anderson – la Agente Scully de los Expedientes secretos X).

Desde que uno ve American Gods tiene la percepción que la trama pertenece a una novela gráfica (género del cómic que presenta historias más elaboradas de personajes conocidos y otros desconocidos: como The Dark Knight Returns – con un Batman avejentado, o la preferida de muchísimos Watchmen). El diseño de los protagonistas, la trama, la propuesta en si se inspira en la obra de viñetas de Neil Gaiman (autor de The Sandman y del guión de la serie de TV Babylon 5).

American Gods, en su versión televisiva también le debe mucho a Bryan Fuller, quien ya había llamado la atención de las grandes audiencias con la serie Hannibal (por cierto, seguimos esperando que alguna productora de TV se comprometa con la cuarta temporada de esta nueva versión de la historia de Hannibal Lecter). Ese estilo sádico se ve en la propuesta descarnada de American Gods, pero también de su anterior incursión televisiva Pushing Daisies, con ese tono primaveral que vemos en el extraordinario cierre de temporada de esta nueva serie.

El entusiasmo, que no intento disimular, en este comentario, se basa entre otras virtudes en el inusual porcentaje de calidad impuesto en cada capítulo de American Gods. De todos los episodios, uno no puede más que decir que son como pequeñas obras de arte, desde lo gráfico, hasta el relato, pasando por las actuaciones. La introducción de cada unitario de la serie es un soberbio cuento de dioses y mitos, quizás el mejor sea el del séptimo A Prayer for Mad Sweeney.

Las interpretaciones son eficientes, con el “guardaespaldas” Shadow Moon (Ricky Whittle), la esposa muerta en vida o viva en muerte (Emily Browning), el Duende Maldito (Pablo Schreiber) y la sensual presencia de la Diosa Bilquis (cautivante Yetide Badaki). Pero, los elogios van dirigidos a un veterano actor inglés que hace rato se le extrañaba en la pantalla chica: Ian McShane (Piratas del Caribe 4: Navegando en aguas misteriosas y las miniseries Los pilares de la tierra y Remembranzas de guerra) como el misterioso Señor Wednesday.

Por todos los motivos ya enunciados, no dejen de ver American Gods y comprueben por si mismos el motivo del éxito de este fenómeno televisivo. No se van a decepcionar.

Anuncios
Categorías:Cómics, Series de TVEtiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: