Anuncios

¡Feliz Día del Padre!: Nuevos y viejos desafíos de la paternidad


Criar a un hijo es darle amor, pero ese amor debe traducirse en muchas cuestiones prácticas y, también, emotivas. Es saber aplicar un castigo justo de manera oportuna y pedagógica. Que tu niño entienda el motivo de su sanción, para que sepa medir su mala acción y no la vuelva a cometer (o por lo menos aprenda que es acreedora de una reprimenda). Gritar sin dar explicaciones no sirve más que para desahogarse.

Justamente, en un caso así se ve que una de las mayores inversiones del amor paternal es el tiempo. Trabajar para darle una buena vida a tu familia es importante (esto en el día de hoy es aplicable a padre y madre, pues ambos desarrollan sus vidas profesionales, y generalmente es vital el aporte económico de los dos para sostener la casa). Pero tan importante como lo material, es lo emocional, tus hijos necesitan de tu presencia.

Un niño manifiesta el arte y las virtudes que lleva dentro a su público más importante, sus padres. He visto en los ojos de mi hermano la felicidad plena al ver bailar a mi sobrina, al escuchar el primer cuento escrito por mi sobrinito. Ese orgullo es irremplazable y te acompaña toda la vida, entre los más dulces recuerdos de mi madre están todos los cantos (terribles), poesías, dibujos (de mi hermano eran magníficos) y letras (mías) que les dedicábamos a ella y mi papá.

El amor que da un padre se recuerda, aún a 26 años de su partida. Mi papá falleció cuando yo tenía 18 años y mi hermano 21, en 1991, y aún lo tenemos presente constantemente. Mis sobrinos saben de él, a pesar que jamás lo conocieron personalmente. Él invirtió tiempo amoroso en mi madre, en nosotros, en su familia, y eso lo hace inmortal.

La actualidad significa renovarse, ser papá del Siglo XXI es un auténtico desafío. Pues no hemos crecido con la mayoría de innovaciones que nuestros hijos ven como comunes y cotidianas. Hay nuevos límites, por ejemplo en el respeto de la intimidad. En el momento que decides que tus engreídos pueden empezar a tener cuentas de redes sociales, ¿hasta dónde es posible es que les des derecho a la privacidad? Es un mundo cada vez más riesgoso, pero no los puedes tener atados a tus sacos o faldas (en el caso de las mujeres). La respuesta está nuevamente en cuánto conoces a tus hijos, sólo así podrás tener un termómetro de lo que ellos pueden afrontar.

El Internet es una vía de información constante, hoy no se puede (y no sé si se deba) ocultar a tus hijos la realidad de la vida. Temas que hace unos años eran tabúes, ahora son dudas que los niños expresan con naturalidad a sus padres, y deben ser atendidas. Las preguntas que quedan en el aire, el chico las va resolver por su cuenta quizás con un amigo o un extraño que no sepan orientarlo bien.

Bien dicen que un niño no nace con un manual bajo el brazo, pero creo que la mayoría de los padres que han cumplido a consciencia su rol paternal bien pueden escribir uno a la vejez (aunque la paternidad no acaba nunca, según testimonian muchos).  Por todo esto y más les deseó a todos mis lectores que tienen la dicha de ser papás (en especial a mi hermano) un ¡Muy Feliz Día del Padre!

Anuncios
Categorías:FiestasEtiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: