Anuncios

Alianza Lima eliminado por Independiente en la Copa Sudamericana


La presentación de Alianza Lima en el Estadio Alejandro Villanueva ante Independiente de Avellaneda (por la Copa Sudamericana) es mala. Más allá de una derrota exigua ante un equipo argentino que fue superior, nunca perder debe ser justificable, eso sólo hace que la mediocridad exhibida por los clubes peruanos tanto en la Copa Libertadores como en la Sudamericana sea aún más clamorosa.

Es mala, pues más allá de algunos pelotazos de Alejandro Hohberg, de Kevin Quevedo, de las peleas solitarias del colombiano Lionard Pajoy, o la insistencia del ex Independiente Germán Pacheco, Alianza Lima nunca exigió realmente al arquero Campaña. Incluso el levantón del segundo tiempo, donde debería entenderse que los Diablos Rojos guardaron a sus más importantes figuras para el partido de este fin de semana ante Boca Juniors por el Torneo Argentino, no llevó peligro eficiente al área “gaucha”.

Alianza Lima fue menos cuando en varios pasajes del cotejo (de este 31 de mayo) parecía que los de Independiente jugaban con quince o dieciséis jugadores contra los íntimos. El gol de Emiliano Rigoni a los 31 minutos del primer tiempo fue el único de este partido y bastó para romper la paridad que Alianza consiguió hace casi dos meses en Avellaneda (con gran actuación de Leao Butrón).

En la jugada del gol pareció que entre Butrón y Hansell Riojas se estorbaron para detener el ataque de Gigliotti, dejaron el balón “picando” y fue capitalizado por Rigoni para marcar el 0 a 1 definitivo. Antes se había eliminado con justicia un gol del propio Gigliotti por posición adelantada. Con ese resultado uno puede pensar que las cosas no fueron tan feas para Alianza Lima, pero eso es caer en la mediocridad.

Claro que es cierto que los otros equipos peruanos eliminados en las copas continentales sufrieron goleadas humillantes. Basta recordar casi cualquiera de los partidos de Sporting Cristal o Melgar de Arequipa (este mismo 31 de mayo, campeón del Torneo de Verano en Perú- leer post anterior), la remontada del Capiatá ante un Universitario de Deportes que ya casi estaba clasificado para su siguiente etapa en la Libertadores, o la vergüenza sufrida por el Juan Aurich al ser vapuleado seis a uno ante Arsenal en Argentina.

Es inexcusable la actuación en conjunto de los cuadros peruanos afuera del Perú este 2017, una insana costumbre que venimos arrastrando de años anteriores. He leído las opiniones de varios lectores de esta fanpage y del blog que dirijo y algunos despotrican de estos clubes y señalan que aquellos que no lograron clasificar habrían hecho un mejor papel. Sinceramente me parece un absurdo, esta es una enfermedad de nuestro fútbol que debe ser analizada a consciencia. Una tarea que intentaré proponer en una columna de la siguiente semana, a la que agradeceré todos sus comentarios y aportes.

Por ahora, hincha peruano, robándome la frase de una religión cristiana les doy un consejo: ¡Pare de sufrir! Ya nos eliminaron a casi todos y por lo menos no tendremos más bochornos foráneos en lo que resta del 2017. El primero de junio, Comerciantes Unidos intentará cambiar la imagen del Perú ante el Boston River de Uruguay en Huancayo (la altura será el mayor argumento de los muchachos de Óscar Ibáñez para voltear el 3 a 1 asestado en Montevideo). Este columnista ni muchos ánimos ni esperanzas guarda, pero muramos en nuestra ley: ¡Adelante Comerciantes Unidos, por la clasificación!

Anuncios
Categorías:FútbolEtiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: