Anuncios

Mauricio Mulder hostigó a Osvaldo Cattone y acabó pifiado


El congresista aprista Mauricio Mulder es conocido por creerse un gladiador en el Congreso, protagonizando constantes enfrentamientos altisonantes con los demás legisladores y transformando nuestro Congreso en un circo (al igual que el lugar de pelea de los mencionados luchadores romanos). Y, como muchos de sus colegas, hace ya unos años que llevó sus broncas a las redes sociales.

Sin embargo, Mauricio Mulder escogió hostigar a alguien ajeno a la escena política, su objetivo fue el productor y actor teatral Osvaldo Cattone. Mulder lo responsabilizó, en sus cuentas de Facebook y Twitter, por un problema personal que vivió en las boleterías del Teatro Marsano. Así empezó este lío el aprista: “Increíble. Osvaldo Cattone discrimina adultos mayores y estudiantes en su teatro. ¡Y a 100 soles por entrada! ¿Así quieren difundir el teatro?”.

Cattone le respondió con la clase y el detalle del que Mulder prescindió. Precisó algo que se podía conocer con facilidad revisando los afiches de la obra Piaf, se trata de una productora ajena que alquiló las instalaciones del Marsano. En estos momentos, Cattone prepara una temporada teatral bajo las órdenes del director Juan Carlos Fisher, que se representará en el Teatro La Plaza. Toda esta información era muy sencilla de corroborar en la web, pero al parecer Mauricio Mulder no busca rigor en sus bravatas, las suelta nomás.

Tras la respuesta de Osvaldo Cattone y el reclamo contra Mauricio Mulder de distintos usuarios en redes, el congresista emitió una carta abierta que para algunos medios de prensa es una “disculpa”. Pueden ser excusas, pero excusas al estilo Mulder, donde sigue atacando socavando y menospreciando desde el pedestal en que cree estar sentado. Revisemos lo que dice de Cattone.

Primero afirma que él va a ver obras teatrales profusamente (bien por él, a los demás no nos importa su afición al arte), pero subraya que no asiste al Teatro Marsano (es decir a las obras de Osvaldo Cattone) por no ser aficionado al “tipo de obras que presentan ahí” (por suerte se trata de una disculpa). Luego pide perdón a Cattone, pero lo vuelve a responsabilizar de ser “el rostro visible del Teatro Marsano”, aduce no haber estado informado que Cattone era ajeno a la puesta en escena de Piaf.

Veamos, este periodista de opinión asistió hace un par de semanas a ver otra obra de Osvaldo Cattone, ya estaban los afiches de Piaf donde claramente se veía que Cattone no era ni productor, ni director y tampoco actor de esa obra. Me imagino que ya en plena temporada, había mucha más información visual de Piaf.

El “rostro visible del Marsano”, es cierto que Osvaldo Cattone está endémicamente vinculado a ese teatro, pero eso no exime a Mulder de informarse correctamente antes de atacar. Sobre la identidad de Cattone con respecto al teatro en mención, se trata pues de un argumento muy subjetivo esgrimido por el legislador. Por ejemplo, él es aprista y bajo esa misma premisa deberíamos responsabilizarlo de todos los investigados pecados de Alan García Pérez (indudablemente “el rostro visible del APRA”).

En su relato de los hechos hay discordancias con lo dicho por los productores de Piaf, dándole el beneficio de la duda que él suele negar a sus detractores habría sucedido lo siguiente: Mauricio Mulder decidió adquirir sus entradas en la misma boletería del Marsano y no en las casillas de Teleticket que usan la mayoría. La cajera desconocía la diferencia entre entradas para jubilados y para adultos mayores. A Mulder sí se le hace un descuento pero no él que lo satisfacía. Mulder no ingresó al teatro porque indica que 380 soles escapan de su presupuesto.

Ahora, ¿lo que esperamos los peruanos de un congresista es que haga denuncias por sus problemas particulares? ¿Es Mauricio Mulder el adalid congresal de los adultos mayores? O se trata de sacar ventaja de su posición parlamentaria para hacer las pataletas que a todo el mundo nos provoca hacer de vez en cuando. Siendo esto último, probablemente, lo que llevó al legislador a su ataque inicial, debía de informarse, eso, señor Mulder, también es “muestra de cultura”.

Finalmente, tengo una percepción personal, Mauricio Mulder extraña a sus antagonistas de épocas humalistas: Pedro Cateriano y Daniel Abugattás. Con ellos se peleaba bochornosamente en redes sociales, hoy lo tenemos yendo contra gente ajena a la política como Osvaldo Cattone. Quizás deberíamos poner un aviso en nuestras cuentas: ¡Cuidado, Mauricio Mulder suelto en redes sociales y con ganas de agredir!

Anuncios
Categorías:Coyuntura, TeatroEtiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: