Anuncios

Semana Santa: Los rostros de Jesús en el sétimo arte


Desde los albores de la cinematografía, Hollywood siempre se ha detenido en las historias bíblicas y, por supuesto, en la figura de Jesucristo. Por lo tanto, esta columna se detendrá en algunas de las producciones más importantes sobre el Mesías de Nazareth, sin un tenor santurrón, más bien con ojo crítico. Pero desde ya deslindo cualquier intención de ser irrespetuoso.

Para muchos creyentes no se debería colocar rostros de actores en la encarnación de Dios en la tierra. Ya que esto desvirtúa el concepto propio e íntimo de los seguidores de la fe católica. Aparte que un actor puede caer en diversas tentaciones y después uno se pregunta sí mereció el honor de ser Cristo aunque sea en una cinta.

Los clásicos

Toda Semana Santa nos sigue dando la oportunidad de ver cintas como Rey de reyes, me refiero al filme de 1961 dirigido por Nicholas Ray y no al clásico de Cecil B. de Mille de 1927. En esta producción vemos a un Jesús de rostro duro, propio al de un carpintero de una zona desértica, gracias a un realista Jeffrey Hunter.

Tres años después, el trio de cineastas George Stevens, David Lean y Jean Negulesco estrenaron La más grande historia jamás contada, para muchos la mejor obra del sétimo arte sobre Cristo. Y el peso del protagonismo recaía en el sueco Max von Sydow, quien le dio prestancia y un rostro más dulce que su antecesor, pero sin perder la fuerza del reconocido actor.

En el año 1977, el italiano Franco Zeffirelli presentó Jesús de Nazareth, que se volvió un icono para muchos cristianos. Sin embargo, es para mí uno de los rostros menos fieles al Santo Sudario, un Robert Powell estilizado que poco tendría que ver con el Mesías histórico. No quiero ser terco, pero no se trata de poner una cara bonita, sino realista.

El escándalo

En los últimos años la figura de Jesús ha pasado por realizaciones ambiciosas, pero también desafiantes, y que en muchos casos hirieron sensibilidades. En 1973 se estrena la esotérica Jesucristo Superstar, para algunos una sana intención de acercar la religión a los jóvenes, para otros, como este columnista, un desvió pop del mensaje del Nuevo Testamento. Sin embargo, el actor de teatro Ted Neeley no tuvo una mala performance.

Los cimientos de la Iglesia se remecieron con La Última Tentación de Cristo (1988) del genial Martin Scorsese. Las críticas eclesiales fueron ciertamente exageradas, a mi gusto se trata del Jesús más próximo a la humanidad, con tentaciones humanas que supo resolver para dar el paso al sacrificio. La interpretación de Willem Dafoe es estremecedora.

Mel Gibson cumplió su sueño de llevar la vida de Jesucristo al cine con La Pasión, del 2004, con una buena actuación del debutante James Caviezel. Me disgustó el baño de sangre con intención de realidad y el peso de la crucifixión en desmedro de la resurrección, momento culmen de la vida de Cristo. Me enfureció el discurso antisemita solapado en el filme, uno no utiliza a Dios para generar odio.

A modo de anécdota incluiré a Hijo de Dios, estrenó sin pena ni gloria el 2014. Lo más saltante de la presente versión es tener al Jesús “más lindo de la historia del cine” (según la prensa internacional), interpretado por el portugués Diogo Morgado.

Anuncios
Categorías:Películas, ReligiónEtiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: