Anuncios

Osvaldo Cattone, El té de las 5 y su innovador 2017


Para este periodista, ir al teatro es una experiencia maravillosa (que, desgraciadamente no puedo vivir con la frecuencia deseada), ir al Marsano a ver una obra de Osvaldo Cattone es una constante desde mi niñez. Es cierto que no se trata de teatro clásico, y muchas veces las puestas en escena son comedias, pero la calidad impuesta por Cattone lo convierte en una gratísima noche. Como la que viví con una de las últimas funciones de El té de las 5.

Primero que nada, quiero pedir las excusas del caso, pues siempre procuro comentar alguna película u obra teatral con el tiempo suficiente para que la puedan ir a ver. En este caso, mi agenda sólo me ha permitido ver El té de las 5 en su última semana, aunque aún quedan las funciones del sábado y domingo. Desde ya adelanto que se trata de una producción agradable, divertida y con giros dramáticos.

Asimismo, es la oportunidad de volver a ver en el escenario a un grande como Osvaldo Cattone, ese mismo actor argentino que en los años 70 vino a coprotagonizar la telenovela Nino, las cosas simples de la vida y se prendó de nuestro Perú. Cattone se ha quedado en el país que lo acogió en la épocas más duras (crisis económica y terrorismo), y siempre se las arregló para hacer sonreír a sus espectadores aún en esas circunstancias.

Cuando muchos temían invertir en el Perú, Osvaldo Cattone se obcecaba en montar obra tras obra en el Teatro Marsano, desde comedias ligeras hasta dramas más elaborados (solo como mención entre las primeras Vidas privadas y de las segundas Algo en común), además de dramas de época como la soberbia Relaciones peligrosas. Ahora, con El té de las 5 Don Osvaldo reúne un elenco de mujeres que resume la historia del teatro peruano, como él mismo resalta.

Y, es que ahí están varias épocas del histrionismo peruano, como Gabriela Velázquez en su desopilante rol de la empleada, a las tres hijas: Claudia Dammert, Martha Figueroa y Marisol Aguirre, a Sonia Oquendo y las nietas: Gina Yangali y Michiko Solis. Entre todas ellas, sorprende Cattone como la Abuela Rosa, uno de esos personajes femeninos que son ideados expresamente para una interpretación masculina, tal y como lo describe la dramaturga brasilera Regiana Antonini (escritora de El té de las 5).

Tras esta obra, Osvaldo Cattone emprende un desafío inusual, que se destaca por hacerlo justamente a sus 84 años de edad, salir del Marsano para ponerse bajo las órdenes de uno de los directores peruanos más celebrados de los últimos tiempos: Juan Carlos Fisher. Protagonizará la obra El padre, sobre el Alzheimer. Salir de la zona de confort es una aventura que muchos no se atreven a emprender jamás, Cattone lo hace en las postrimerías de una dilatada trayectoria, lo que tiene más méritos aún.

También, entiendo que de esta manera, parte de la nueva generación del teatro nacional como es Juan Carlos Fisher se desprende de esos prejuicios nacionalistas y elitistas que más de un hombre de teatro mantenía (a mi juicio, infundada e injustamente) sobre Osvaldo Cattone. ¿A un “extranjero” se le puede mirar por debajo del hombro por darle trabajo y fomentar el arte de muchísimos peruanos? ¿Le podemos reclamar montar comedias finas en tiempos donde apenas se asistían a los picarescos Café Teatros? No, eso es envidia, y desagradecimiento.

Pero esta semana, tras la función de El té de las 5 comprobé el amor del público por Osvaldo Cattone, con ovación de píe y un cariño que flotaba en todo el Marsano. Hace tiempo que mantener el Marsano en funcionamiento pasa por esfuerzos bastante quijotescos (como los de El hombre de La Mancha, una de las obras preferidas de Cattone), pues ya no existe Hogar (la tienda que auspicio durante años a esta productora), ni tiene las instalaciones modernas de otras salas. Pero, el Marsano goza de una “vida propia” íntimamente ligada a Don Osvaldo, por eso todos esperamos su vuelta a casa después de visitar La Plaza. Gracias, Cattone, gracias por todo.

Anuncios
Categorías:TeatroEtiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: