Anuncios

El “viejo arte” de la conversación en peligro de extinción


Una conversación cara a cara nos permite una verdadera experiencia de contacto humano, no es como chatear en que escribes mensajes interactivos pero que no te da el importantísimo “plus” de observar el diálogo gestual de tu interlocutor. Una persona vía inbox te puede decir que está triste, pero sólo estando en contacto directo (sin intermediarios tecnológicos) uno realmente capta el estado de animo de la otra persona.

Se crearon los emoticones con el objetivo de expresar esos estados de ánimo, pero no es lo mismo ver a una “carita triste” o una “carita feliz” y saber, realmente saber, cómo está tu amigo o pariente. Por ello la propia evolución tecnológica diseñó el Skype, o su variable dentro del actual Messenger de Facebook, para poder “ver” u oír a la persona con la que conversamos.

Pero, también resulta insuficiente. Digamos que buscas confortar a un amigo triste, no le puedes dar un abrazo virtual. No puedes celebrar del mismo modo un triunfo. Si lo quieres consolar te limitarás a hablarle y nada más, y muy dentro tuyo pensarás “quisiera estar ahí contigo”. Es cierto que hay distancias geográficas para los que estos sistemas de comunicación son una panacea, pero a veces nos limitamos al Skype con una persona que vive cerquísima tuyo.

De esta misma manera se impuso el famoso WhatsApp, llegando a ocasionar el irrisorio y a la vez tristísimo fenómeno de una familia que comparte la mesa, pero en simultáneo están “ausentes” de la conversación. Ya hay altos niveles del ridículo, cuando dos miembros de esa mesa se mandan mensajitos, estando cara a cara, con la oportunidad de comunicarse en vivo y en directo, de fomentar el diálogo de todos los presentes.

Puede sonar hipócrita que un comunicador social, como el que escribe, diga estas cosas y a la vez de uso de las redes sociales para publicar sus textos. Sin embargo, mi posición es simple y busca ser equilibrada, echo mano del Facebook, el Twitter, y los blogs, pero sólo para comunicarme masivamente. Sigo prefiriendo conversar frente a frente con mis seres cercanos.

Hoy, hasta la intimidad sexual se pretende vivir a través de una pantalla de computadora. Ya es el colmo, nos hacemos uno con una máquina. No caemos en la cuenta que lo que la otra persona ve no es nuestro rostro, sino un conjunto de bytes que dibujan nuestra cara. Es artificial, un reflejo, una mera ilusión de la realidad. A los que han “disfrutado” de la conversación (hay personas que por su timidez extrema o su irascibilidad no han llegado a hacerlo) nunca podrán equiparar un diálogo tecnológico con uno de verdad.

El problema que enfrentamos es que las nuevas generaciones van desarrollándose dentro de este inhumano sistema. Al no poder comparar una cosa con la otra, la conversación cara a cara está expuesta al grave peligro de desaparecer. Muchos consideran que dentro de no tantos años, la fotografía de un grupo de personas conversando será algo así como una pintura rupestre de la prehistoria, es decir un registro de algo que desapareció.

Anuncios
Categorías:Coyuntura, Redes SocialesEtiquetas: , , ,

2 comments

  1. En la época de nuestros abuelos, se cuestionaba la radio como medio de difusión.

    En la época de nuestros padres, los “expertos” hablaban de las consecuencias nefastas de la TV, y cómo íba a generar una generación de zombies.

    En mi época, mis padres cuestionaban mi tiempo frente a una computadora, a videojuegos, y cómo eso iba a destruir mi interacción social.

    Y sin embargo, acá seguimos.

    Hoy, nuestra generación cuestiona el uso de las nuevas tecnologías en las nuevas generaciones. No es un problema nuevo. Simplemente no lo entendemos.

    Pero la humanidad avanza.

    Me gusta

  2. Tu respuesta me parece muy bien fundamentada, hasta con un poco de “arte”, pero el espíritu de la columna va no por la exclusión del uso de las nuevas tecnologías, sino para evitar su abuso. Es cierto que la radio, y la TV no desplazaron a las otras formas de comunicación, pero no eran tan omnipresentes, y fueron los mismos usuarios quienes limitaron su uso. Eso es lo que esperamos y necesitamos ahora. Un saludo y gracias por tu comentario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: