Anuncios

Los Pitufos: nacimiento y supuesto satanismo


Con el debut en la cartelera peruana de Los Pitufos en la Aldea Perdida, este periodista cuarentón se llena de nostalgia de sus mañanas infantiles (sobre todo en época de vacaciones escolares) cuando no se perdía la serie animada de Los Pitufos (The Smurfs, en inglés y Les Schtroumpfs en el francés de su origen belga). Tanto fue el éxito de estos dibujitos en la TV limeña que empezaron a venderse los cómics de estos personajes.

Estas historietas compilaban las tiras que el belga Pierre Culliford, o simplemente Peyo, (1928-1992) publicaba en el semanario franco belga Le Journal de Spirou allá por el año 1958. Los Pitufos en cómics eran muy chistosos, hasta satíricos, recuerdo en especial El Rey Pitufo donde con clave de humor se hablaba de un tema tan candente como el fascismo. La adaptación a los dibujos animados de esta historia nunca tuvo la inteligencia de las viñetas.

Así se mostraron varios capítulos esenciales en la historia pitufa, su primer desencuentro con el villano Gargamel y su inseparable gato Azrael (que cazaban a sus suspiritos azules para poder fabricar la mítica piedra filosofal), el origen de la Pitufina, la aparición del Pitufo número 100 o la vez que los asoló la hambruna. Los Pitufos surgieron como personajes secundarios de otra tira de Peyo: Johan y Pirluit.

A estos últimos también los conocimos en Latinoamérica, como Juan y Guillermo, un escudero y su socio en la Edad Media. Basta decir que Guillermo era ese enano que gritaba a cada raro “Guillermín”. Se conocen en la tira La flauta de los seis Pitufos, que se adaptó al cine en la película Los Pitufos y la Flauta Mágica (1976), que finalmente vimos en el Perú en los años 80.

Otra curiosidad de Los Pitufos, que tuvo bastante polémica, fue la acusación de satanismo. Y la acusación tenía sus bases, aquí las más reveladoras: vivían en un lugar llamado (inicialmente) El Reino Maldito, su líder (Papá Pitufo) era un alquimista (oficio muy relacionado a las artes oscuras) vestido de rojo diablo, los Pitufos representaban más defectos que virtudes (haraganería, vanidad, fuerza física sobre conocimiento o nobleza, glotonería, estupidez), aunque bajo esa premisa también podríamos tachar de diabólicos a los enanos de Blancanieves.

Lo más insólito se centraba en la persona de Gargamel, vestía de sacerdote y vivía en una iglesia (sin cruz). Alguien podría decir que este argumento es “jalado de los pelos”, pero recordemos que Gargamel tenía un jefe (nunca se explica con claridad porque estaba sometido a él) y vestía de sotana purpura, cual obispo. Los Pitufos también han sido acusados de comunistas, nazis y hasta de racismo por su tira primigenia donde peleaban contra un Pitufo Negro.

Pero todas estas hipótesis no deben influir en el efecto final, hoy son una opción sana y divertida para los niños. Si eran satánicos nunca cumplieron bien su labor, pues terminaban enseñando buenos sentimientos y regalando gozosos recuerdos de la niñez. Sus dos películas modernas fueron éxitos de taquilla, y les permitió convivir con actores humanos como el popular Neil Patrick Harris. Ahora, en Los Pitufos en la Aldea Perdida regresan a la animación, eso sí: digital.

Cierro esta columna con un par de preguntas para conocedores: ¿Quién creó a la Pitufina?, ¿Cuál era el nombre del otro villano de los Pitufos? y ¿Cómo se llamaba el príncipe amigo de los Pitufos? Demuestra tu conocimiento pitufo respondiéndolas, ya soltaré las respuestas. Por lo pronto, me voy a pitufar al cine.

Anuncios
Categorías:Cómics, Películas, Series de TVEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: