Anuncios

Trainspotting 2: ¿Nos falta cultura para poder ver la secuela de este clásico de los 90?


El hecho que nos dejen fuera de agenda para el estreno de una película o de la gira de un artista siempre me “saca roncha”. Es decirnos: “¡Perú!, no, ese mercado no tiene la cultura para poder apreciar nuestro elevado producto”. Esa es una lectura a la decisión de Sony Pictures, encargada de la distribución de Trainspotting 2 en América Latina, que ha optado por cancelar el estreno de esta película en Paraguay, Bolivia y también Perú.

Hay que aclarar que se trata de un dato extraoficial, pues en la página de Cinemark y otras webs de cine nacional se sigue mencionando a T2 Trainspotting (uno de los nombres que ha recibido este filme para el mercado hispano) como próximo estreno (aunque sin fecha). En realidad hasta hace poco se había registrado un retraso y debió haber debutado hace un par de semanas. Hoy ya es un futuro incierto.

El motivo sería la pobre recepción y pésimas críticas que ha obtenido Trainspotting 2 en diversas latitudes, incluso su original Inglaterra y Escocia. Parece claro, que el intento de revivir al clásico de los años 90, sobre un grupo de heroinómanos que percibían el mundo con claridad cuasi filosófica (a pesar del efecto de las drogas), no ha sido auspicioso. Eso los ha llevado a tomar precauciones para no seguir perdiendo dinero, traducida en el “ninguneo” a países como el nuestro.

Sin embargo, esta medida arbitraria parece no profundizar en el hecho que la original Trainspotting (1996) sigue siendo una película de culto para muchos peruanos. La adquieren en mercados informales, la ven en Netflix, es agendada en ciclos cinematográficos de diversos festivales y cines clubes locales. Estas variables son difíciles de leer para empresas extranjeras, pero Sony Pictures tiene oficinas en Perú, y hasta en las redes sociales se observa el interés por esta segunda parte.

¿Cómo actuar frente a este maltrato? Hay varias opciones, una sería revisar la oferta cinemera de Sony Pictures y propiciar un boicot hacía sus próximos estrenos, algo que es complicado pues implica ponernos de acuerdo en no asistir a los lanzamientos de la nueva cinta de Los Pitufos, Spiderman: Homecoming o la película de ciencia ficción Life. Siendo “realista” este boicot nacería tullido.

Las redes sociales, un campo donde los peruanos destacamos y hacemos sentir nuestra opinión, puede ser un gran vehículo de protesta y búsqueda de enmendar esta decisión. Podríamos lograr, con un inevitable retraso, el estreno de la secuela dirigida por el cineasta original Danny Boyle y que cuenta con buen parte del elenco que dio vida a los amigos de Mark Renton (nuevamente interpretado por Ewan McGregor).

Las mayores probabilidades, y el castigo justo para la soberbia de Sony es adquirir una copia pirata y que se fastidien. No es la intención de este columnista de opinión promover actos ilícitos, pero al no dejarnos opción, tampoco vamos a permitir que unos fríos oficinistas nos dicten que podemos o no ver. En el clima rebelde de Renton, Spud, Sick Boy, este sería el camino ideal, aún el colérico Begbie se muestre en desacuerdo.

Finalmente, la del “buen ciudadano”,  nos esperamos unos meses y vemos Trainspotting 2 por Netflix y seguramente en el Festival de Cine de Lima (aunque para cuidar el estándar de calidad, se debería tener en cuenta el nivel de esta secuela tan criticado en el resto del mundo). Estas son las opciones que podemos manejar para un atropello como el presente.

Anuncios
Categorías:PelículasEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: