Anuncios

“Poner el hombro” pasa por ayudar sin quejarse


Los primeros que salieron en pantalla el día 15 de marzo del 2017, fueron distintos personajes de nuestro “mundillo político” voraces por “jalar agua para sus molinos”. La crítica al gobierno de turno era la declaración en muchas bocas de los representantes de la “oposición responsable”. Como si se tratara de un problema que alguna fuerza política pudiera pronosticar a ciencia cierta. Las llamadas a soluciones llegaban de otros lados.

Indudablemente, habrá un momento propicio para pedir rendición de cuentas, como la de un oficialismo que defendía el tema de los Juegos Panamericanos como una necesidad, o la de una oposición más preocupada en poner en jaque al ministro Vizcarra. A pesar que en el norte ya se había prendido la alarma desde hacía rato, en el poder Ejecutivo y Legislativo los objetivos eran otros.

Pero, el Perú no son sólo los políticos, de eso debemos dar gracias. Somos todos los peruanos que desde nuestras propias posibilidades estamos habilitados para ayudar. En primer lugar evitando un pánico que no lleva a nada, se debe hacer acopio de recursos, pero sin vandalismos e intentando entender y fomentar los racionamientos responsables. No somos “islas”.

Las redes sociales son un recurso que debe centrarse en transmitir los sitios donde podemos derivar ayuda, o los lugares que presten atención a los primeros auxilios de los más necesitados. ¿Ventilar nuestras frustraciones y reclamos “realmente” sirve de algo en estos momentos? Alguno dirá que aunque sea es un desahogo, pero no somos niños para dar rienda suelta a pataletas.

Una pregunta valida y sencilla de resolver: “Preguntar a aquel vecino que no tiene las posibilidades físicas de reunir agua si se le puede ayudar”. Organizarte vecinalmente, ver por los tuyos, pero también ver por otros. Estar atentos a los centros de ayuda que destinan recursos para las zonas más afectadas del país, tomar una posición frente a esta crisis.

En el mundo, el Perú se ha vuelto tendencia con el hashtag #PrayForPeru, pero desde aquí debemos estar listos a dar más allá de una oración. Aunque suene ya tan lógico, no desperdiciar el agua y la luz debe ser una responsabilidad y una actitud que nos llevé hasta llamar la atención (de una manera educada, nadie entiende a los gritos) a aquel que no respeta esa mínima norma de conducta y de convivencia.

La situación seguramente se prolongará más allá de los días señalados inicialmente, por ello debemos estar atentos a reunir el mínimo de cuatro litros de agua por persona que se recomienda para cada día. Y luego no acumular demasiado en desmedro de nadie, otros se quedarán sin agua si tú te llevas demasiada. Poner el hombro puede sonar incomodo, pero es lo que hace un país que aspira a ser solidario no sólo de palabra.

Anuncios
Categorías:CoyunturaEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: