Anuncios

¿Por qué el pésimo momento de Universitario de Deportes? ¿Quién es el culpable?


Esta mañana la inicié leyendo una portada de un diario deportivo que realmente indigna: “Juan Vargas reúne al plantel de Universitario de Deportes y exige renovar el compromiso para salir del mal momento (mañana, domingo 26 de febrero ante Juan Aurich de Chiclayo”. ¿Es esa la respuesta apropiada para un club con la historia de la “U”? Promocionar un nuevo compromiso (que se ha leído han venido haciendo desde hace varias fechas atrás), ni siquiera es material informativo válido para un nota de media página, mucho menos de carátula.

Bueno, resulta obvio para quien tiene dos dedos de frente, que esa publicación busca enmendar una especulación también de portada, al exponer (el viernes 24 de febrero) que Universitario de Deportes iba tras los servicios de Sergio Markarián. Pasando esa anécdota, profundicemos en la raíz de la actual pesadilla “crema”. ¿Por qué ese equipo versión 2017 no funciona?

Primero que nada, la Administración Temporal de Universitario de Deportes volvió a caer en manos populistas, Carlos Moreno y César Vento no le dicen la verdad al hincha merengue. Pueden alegar que tampoco les mienten, pero no hay la sinceridad para aceptar que los fichajes los definieron ellos y no Roberto Chale (quien está enfermo y además pugnaba por su propia renovación contractual en el tiempo que se anunciaron la mayoría de jales). Es decir, el equipo se armó como en los “tiempos de la carreta”, sin el visto bueno del DT. Por más que se hablé de una reunión en el Country Club cuyo tenor no se puede confirmar, resulta obvio que aquí Chale no decidió.

El ojo avizor de estos “iluminados del fútbol” fue revisar las últimas convocatorias de Ricardo Gareca a la Selección de Perú y ver a quienes podían convencer, de paso fijarse a quién querían contratar los rivales. Así llegó Aldo Corzo, un jugador que no es nuevo en el mercado peruano, que no tiene pase, sólo pundonor y le fue útil a Gareca que tenía otros futbolistas con esos otros argumentos (habilidad, centros, rapidez, desdoblamiento) en la blanquirroja. Lo mismo pasó con Alberto Rodríguez, un zaguero reciclado del fútbol portugués, que lo persiguen las lesiones. El “Tigre” necesitaba experiencia y lo ubicó en su defensa. Esas eran las necesidades de Perú, no las de Universitario de Deportes, que además les paga montones de dinero a ambos deportistas.

Juan Manuel Vargas habla de compromiso, pero eso no se ve ni en la cancha, ni en los entrenamientos, ni en su físico y tampoco en su contrato (han pasado dos de los seis meses de vínculo con Universitario, y su aporte no pasa de un gol en el empate contra Sport Huancayo). Hoy, Vargas piensa que con amedrentar rivales disimula el hecho que ha venido a hacer gimnasio en la “U”, que hace lo que quiere (con saliditas fotografiadas, y fuertes rumores que vienen desde Magdalena). Se fue Miguel Trauco con el nivel que alguna vez, hace mucho tiempo, tenía el “Loco” al irse a Argentina, y trajeron a un Vargas lleno de todo tipo de problemas y de kilos.

¿El futuro? Es muy posible que Universitario de Deportes gané algunos partidos, quien sabe incluso al Juan Aurich este fin de semana (aunque ni el más entusiasta hincha apostaría buen dinero en ello). También puede entrar en una seguidilla de buenos resultados durante el 2017, es un año largo. Pero esta “U” no va para campeón. ¿Económicamente el proyecto actual es sostenible? Parece difícil de creer, la deuda actual de Universitario es de 584 millones de soles según SUNAT (aumentó 200 millones por hacerse de la vista gorda todo este tiempo, mientras Alianza Lima y otros clubes sí pagaban). No hay sponsor, para hacer el cuento corto AJE estaba interesado en la Copa Libertadores y ya sabemos que esa historia se frustró, lo de AJE también.

¿El culpable? Si hacemos una encuesta entre los hinchas la encabezaría probablemente el DT Roberto Chale. La verdad, Chale sí debería dar un paso al costado, se trata de un hombre enfermo que no es respetado por la actual administración Moreno / Vento y que tarde o temprano va a aparecer como el responsable del fracaso. El pecado del “Tío Terrible”, José Luis Carranza, Paolo Maldonado y Mauro Cantoro (además de otros ex futbolistas como Gregorio Bernales que también facturan en Universitario de Deportes) es querer mantener un empleo que saben no van a encontrar en ninguna otra institución del fútbol peruano.

Pero, la “verdadera culpa” es de la cabeza, de la Administración Temporal, que en poquísimo tiempo demostró no estar a la altura. ¿Es tan difícil para Universitario de Deportes encontrar líderes que asuman las responsabilidades con los acreedores y no se enamoren de la foto y del autobombo? (por cierto, César Vento desapareció de los periódicos, ¿no es un buen momento para tomarse fotitos?). La “U” podría resignar un par de campeonatos y trabajar con jóvenes, igual los resigna pero gastando millones. A los administradores hay que purgarlos de los medios de comunicación, y por ahí empiezan las soluciones que no serán este 2017, donde ya se dilapidó la plata.

Anuncios
Categorías:FútbolEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: