Anuncios

Nada que perder (Comentario de cine): Un western del Siglo XXI compite por el Oscar


El género cinematográfico norteamericano por excelencia es el western (películas de vaqueros), y bajo esa premisa podemos enfocar la acogida de Nada que perder (título que recibe en Perú, mientras en otros países de habla hispana fue llamada Comanchería y su título original es Hell or High Water). Vendría a ser una exponente contemporánea de ese tipo de filmes.

Dos hermanos (uno ladrón, asesino y ex convicto / Ben Foster y otro novato y sin pasado criminal / el Chris Pine de Star Trek y de la próxima Wonder Woman) empiezan a asaltar las distintas sucursales de un mismo banco, robando montos pequeños. El veterano actor Jeff Bridges (el policía encargado) va en su búsqueda, Se trata pues de una cinta de policías y ladrones, con un trasfondo psicológico mayor.

En el reto actoral entre Pine y Bridges, que se ve con mayor fuerza en la escena final, sale ganando con autoridad el ganador del Oscar por Crazy Heart (2009). Y no es de extrañar, Jeff Bridges es uno de los íconos cinemeros de los tiempos recientes, no ha perdido en calidad artística y más bien se ha terminado de enfundar el traje de ese hombre simple y común que representa al estadounidense campirano.

Aunque, Chris Pine no anda mal en el rol del hombre que transita al filo de lo bueno y lo malo. Nos recuerda que no es sólo un actor para taquillazos, sino un solvente intérprete de la nueva camada que va soltando Hollywood. Bridges va por un nuevo Oscar, esta vez en la categoría de Mejor actor de reparto. Mientras, la correcta dirección de David Mackenzie no es reconocida.

¿Cuáles son los mensajes subliminales de Nada que perder? Esa mixtura de nativos americanos (los indios o pieles rojas, como la racista cinematografía “gringa” nos ha enseñado a clasificarlos) con caucásicos estadounidenses en el oeste de los EEUU. Se ve expuesta en la relación entre ambos policías (Bridges y su compañero Gil Birmingham).

Y, el racismo tiene su lugar en este Oscar tan identificado con esta crisis prejuiciosa. Una testigo de los robos bancarios dice “se ve que es un hombre blanco por su actuar (al describir a uno de los maleantes que iba con pasamontañas)”. También se denuncia las trampas y coacciones tributarias (tan conocidas en nuestro Perú) que son la causa directa de estos asaltos.

Nada que perder o Comanchería nos permite ver como el género western se resiste a morir en las pantallas norteamericanas, e innova con una propuesta actualizada que marca una persecución, la infaltable balacera y esa escena que se queda en la retina, un final con fuertes interpretaciones. A días del Oscar, seguimos cumpliendo con ofrecer comentarios sobre las candidatas (en las sucesivas columnas trataremos a Manchester desde el mar, Barreras y Lion). ¿Cuál ganará?

Anuncios
Categorías:PelículasEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: