Anuncios

Maestros y discípulos en el cine: Desde Kill Bill hasta Star Wars


El sétimo arte nos regala escenas que se vuelven inmortales y en muchos de los filmes favoritos de la audiencia se disfrutan de la interacción entre un maestro y su discípulo. Todo ese proceso, primero de ganarse la confianza, las pruebas físicas y mentales, la total obediencia y devoción, para terminar llegando a la cúspide. Todos tenemos una película preferida en ese estilo, aquí algunas.

Un clásico moderno, los dos volúmenes de la genial obra de Quentin Tarantino Kill Bill (2003 y 2004). La Novia (Uma Thurman) hace un largo peregrinaje para ponerse en las manos del severo maestro Pai Mei (Gordon Liu). No se trata de un anciano bondadoso, sino de un tiránico profesor. Desde la mera alimentación, la rubia discípula debió aplicarse a utilizar los palillos chinos, Pai Mei le indicó que “si quieres comer como perro, puedes vivir y dormir como perro (en el piso). Si quieres vivir y dormir como humano, toma esos palillos.”.

Claro, su otro tutor y amante Bill (David Carradine) le había recomendado a La Novia: “Cualquier cosa, cualquier cosa que Pai Mei diga, obedece. Si le echas, aún por un instante un ojo desafiante, te lo arrancará. Y si le faltas al respeto, te romperá la espalda y el cuello como si fueran ramitas. Y ese será tu fin”. Y no exageraba, a Elle Driver (Daryl Hannah), otra alumna de Bill y Pai Mei, el oriental la dejó tuerta por una insolencia.

Pero, también existen otros maestros más “tradicionales”, el señor Miyagi de Karate Kid prefería las tareas domésticas como limpiar y encerar el auto, o pintar la cerca (mano de obra gratuita y además adiestramiento en las artes marciales). Para Daniel-san (Ralph Macchio), Miyagi (Pat Morita) era una figura paterna. Funcionó en la cinta original de 1984, y en otras dos secuelas. Morita las vio “verdes” con su alumna Hilary Swank, y la mística no redituó en el remake con el hijo de Will Smith, Jaren, y Jackie Chan (2010).

Algunas frases del señor Miyagi: “La respuesta sólo ha de ser importarte cuando la pregunta es correcta”. Y, ante la impertinente curiosidad de Daniel-san que pregunta: “¿Usted puede partir un tronco así (con las manos)”?, Miyagi responde: “No saber. Nunca atacado por tronco”. Quién podría combatir contra esa lógica, plena de sabiduría ancestral y paciencia extrema. Miyagi también utilizaba los palillos chinos, pero para matar moscas, esperemos los haya lavado antes de comer.

No siempre fue el alumno el que buscaba al maestro, en la cinta Rocky (1976) fue el viejo irlandés Mickey (Burgess Meredith) quien convenció al protagonista, Sylvester Stalonne, de entrenarlo para la pelea con el campeón Apolo Creed. Antes, Mickey había maltratado al bueno de Balboa quitándole hasta su casillero y haciéndolo limpiar su gimnasio. Sin embargo, de ese entrenamiento nació una entrañable amistad que se prolongó dos cintas más de las siete veces que Rocky apareció en la pantalla grande.

Toda la saga de Rocky es un compendio de frases inspiradoras, pero las de Mickey eran cortas y directas: “Tienes corazón, pero peleas como un maldito simio”, “Te sucedió lo peor que le puede suceder a un luchador: te civilizaste” o “Las mujeres te debilitan las piernas”. Si derribaban a Stallone, el viejo tenía este último recurso: “Levántate hijo de perra, porque Mickey te ama”. Para que más.

Vamos a cerrar esta columna con dos franquicias de ciencia ficción simplemente inolvidables: Star Wars (La Guerra de las Galaxias) y Harry Potter. Obi-Wan Kenobi (Alec Guinnes) le dijo a Luke Skywalker (Mark Hamill) en la cinta de 1977: “Tus ojos pueden engañarte, no confíes en ellos”. Pero en ese mismo filme, Kenobi también tiene una frase para Han Solo (Harrison Ford), a pesar que no era su alumno: “¿Quién es más loco: el loco o el loco que sigue al loco?”.

Albus Dumbledore (primero Richard Harris y luego Michael Gambon) guiaba los caminos de Harry Potter (Daniel Radcliffe), y sus camaradas Ron (Rupert Grint) y Hermione (Emma Watson). Les decía: “No es bueno dejarse arrastrar por los sueños y olvidarse de vivir”, “Hay muchos tipos de valentía. Hay que tener un gran coraje para oponerse a nuestros enemigos, pero hace falta el mismo valor para hacerlo con los amigos” o “No sientas pena de los muertos, sino de los vivos, y sobre todo de aquellos que viven sin amor”. Indudablemente, “al maestro con cariño”.

Anuncios
Categorías:PelículasEtiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: