Anuncios

Sería suicida repetir los accidentes que crearon a los súper héroes


Si un día una araña, para colmo radioactiva, te da una mordida, puedo asegurarte que tendrás que ir deprisa a un hospital. Tu vida correría grave peligro. No te va a pasar que de un momento a otro obtendrás súper fuerza, mejorarás de tu miopía, y hasta empezarás a subir las paredes. No es justo, a Peter Parker le pasó todo aquello y se convirtió en Spiderman. Pero, el Hombre Araña es sólo ficción.

Más de un lector podrá decir que todo esto ya se sabe. Pero ha habido casos, en España de 1979 (sin la locura de los videos de Internet, donde muchos se sacan la mugre como entretenimiento), una niña se mató al lanzarse desde el balcón de su casa diciendo: “soy Superman”. En Anaheim, California (Estados Unidos), otro niño esta vez vestido de Spiderman cayó desde un tercer piso, afortunadamente no sufrió heridas mortales, sucedió en 2013.

Por lo que no sería tan raro que algún fantasioso pequeño, o un adulto que vive demasiado en la ficción, intentará convertirse en un súper héroe. A ver, quizás desearía que lo fulminara un rayo y coincidiera con el derrame sobre su cuerpo de una serie de productos químicos. Posiblemente se incendiaria en llamas y saldría en la nota trágica de alguna publicación virtual o impresa. Definitivamente, no obtendría la súper velocidad de The Flash.

Los rayos Gamma son, según la enciclopedia, un tipo de radiación ionizante capaz de penetrar en la materia más profundamente que la radiación alfa y la beta. Pueden causar grave daño al núcleo de las células, por lo cual se usan para esterilizar equipos médicos y alimentos. No te van a transformar en un ser verde y musculoso, capaz de derrumbar tanques de un solo golpe y de saltar kilómetros de un único impulso. No sería “increíble” convertirse en Hulk, sería “imposible”.

El propio Stan Lee, el padre de casi todos los personajes de Marvel Comics, explicó que la elección de factores para los orígenes de los héroes y villanos de dicha editorial no responden a ningún criterio científico. Sólo los seleccionó por que sonaban interesantes, Antes de criticar al prolífico Stan, hay que recordar que la mayoría de sus creaciones pertenecen a las décadas de los 40, 50 o 60, y esa época nadie pensaba que se volverían un fenómeno mediático de las actuales proporciones.

Quizás por ello, un origen tan descabellado como el de Los 4 Fantásticos se sigue manteniendo latente. Una tripulación espacial integrada por un científico (Reed Richards), su novia Sue, el hermano adolescente de su novia Johnny (quién demonios aprobaría a semejantes astronautas) y un fornido piloto (Ben Grimm) son bombardeados por rayos cómicos que alteran sus estructuras físicas. Ningún misterio del espacio exterior explica una alucinación semejante.

Para ir cerrando, de las páginas de DC Comics, un accidente nuclear fusiona a un científico y un colegial revoltoso, el resultado: Firestorm (interpretado en la serie de TV Legends of Tomorrow por Victor Garber / el Profesor Martin Stein y Franz Drameh / Jefferson Jackson– aunque es importante añadir que quién realmente se fusionó fue Ron Raymond que luego fue reemplazado). Esta ensalada radioactiva generó un héroe con apariencia juvenil y una consciencia científica (Stein). Toda una rareza.

En suma, si te crees Superman o Spiderman, disfrázate y festeja Halloween o cómprate un pasaje a San Diego para la Comic Con. En el mundo de los héroes “el hábito no hace al monje”.

Anuncios
Categorías:CómicsEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: