Anuncios

George Michael, David Bowie, Prince y Juan Gabriel se fueron este 2016


El 25 de diciembre, fecha que los cristianos celebran la Navidad, fue también la despedida de este mundo a Giorgios Kyriacos Panayiotu, cuyo nombre en el estrellato es el de George Michael. El otrora vocalista del recordado dueto ochentero Wham!, junto a Andrew Ridgeley, habría muerto tranquilamente en su casa de Londres, según datos brindados por su publicista.

George Michael fue considerado como el reemplazante natural de Freddy Mercury, aunque a muchos fans del ex líder de Queen esta comparación les resulte muy exagerada, para conocidos periodistas del universo musical sí habría un parecido. Lo que sí podemos decir es que Wake Me Up Before You Go Go, Careless Whisper, Faith o One More Try quedarán en el imaginario colectivo de los aficionados al pop.

Lo más desagradable de esta noticia, incluso por encima de la muerte del músico, es la voraz intención de la prensa inglesa por conocer los detalles del deceso. Hace décadas, inescrupulosos “coleguitas” no dudaron en exponer la homosexualidad de George Michael causando un notorio quiebre en su carrera artística. Ahora, seguramente, buscarán algún tipo de abuso que derivara en su muerte, a los aún  tempranos 56 años.

El 2016, lo recordaremos en especial por la sensible despedida al gran David Bowie, el artista completo por naturaleza: principalmente músico, aunque también celebrado actor de cine y cotizado artista gráfico. Símbolo de una era cambiante, camaleónico en su apariencia, transgresor de límites marcados por la sociedad, en síntesis un ídolo en la entera extensión de la palabra.

David Bowie, cuyo legado incluye temas como Starman o Héroes, falleció apenas iniciado el 2016, el 10 de enero. Lo que para el mundo anglo e internacional significó la partida de Bowie, para América Latina se plasmó en el adiós inesperado de Juan Gabriel, el mexicano que nos regaló ese Amor Eterno, que es sin duda el himno que muchísimos dedicamos a nuestras madres, o la muy bailable Noa Noa.

Ambos, David Bowie y Juan Gabriel (muerto el 28 de agosto) se encontraban en plena actividad, el británico con el lanzamiento de su disco (que resultó siendo póstumo) Blackstar (todo un éxito de ventas y críticas) y el mexicano que acababa de actuar frente a un público masivo del que tuvo que despedirse tempranamente. Murieron, pero siguen viviendo.

Otro cantante con capacidad de transformarse es, indudablemente, Prince. Dueño de un estilo andrógino, uno de los pocos mortales capaces de hacerle “sombra” al recordado Michael Jackson, falleció el pasado 21 de octubre. Para siempre sonará en el registro de muchos la sensual Purple Rain, que lo caracterizó.

Hace muy poco, en el Perú dolimos el final de Lucila Campos, señora del criollismo. Este año también nos dejaron el canadiense Leonard Cohen y Maurice White, entre otros. Pero entre los que acapararon titulares están David Bowie, Juan Gabriel, Prince y desde el 25 de diciembre: George Michael. La música nos da el privilegio de seguir disfrutándolos, una verdadera suerte.

Anuncios
Categorías:Coyuntura, MúsicaEtiquetas: ,

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: